Archive for 26 abril 2012

Hablar con Cándido: Celia Cruz, Gilberto Santarosa y Oscar de León en las palabras y la vida de Cándido Fabré

Si no vio nunca a Cándido Fabré actuar en vivo se ha perdido un gran espectáculo. Este hombre logra tal empatía con el público que amanecen juntos en una comunicación estremecedora.

He visto a miles de hombres y mujeres quitarse la camisa, lanzar cerveza al aire, agacharse al unísono bajo las órdenes de este improvisador nato, quien con una voz  ronca y casi inapropiada para cantar, sabe hacer de cada minuto sobre escena un sitio para dialogar con su gente.

Por si fuera poco, sus sones han sido cantados por Celia Cruz, Isaac Delgado, Los Van Van, Maraca, Yumurí, Los jóvenes clásicos del son y hasta Gilberto Santarosa ha compartido largos momentos de improvisación en medio de calientes escenarios salseros, pero dejemos que sea el mismo Cándido Fabré quien haga la historia.

Imagen

 P: Cándido se le ha versionado mucho: Yurumí, Los Jóvenes  Clásicos del Son, Los Van Van ¿Cuál es la versión que más le gusta?

CF: Me han hecho muchas cosas interesantes en el mundo, cuando he escuchado a Oscar de León, al Canario, Celia Cruz, la Orquesta Aragón, Yurumí, Isaac Delgado, La Charanga Habanera, Pedrito Calvo, pero me parece que la versión mejor hecha de Cándido Fabré para Cuba y el mundo ha sido aquello de  “ Córranse ahí” que hizo la señora Celia Cruz,   aunque no dejo de mencionar lo que hizo El Canario con “ A la hora que me llamen voy” y sé que hay otros como Los Van Van,  Pupy, Paulo FG, Bamboleo, Maraca y todos esos grandes me versionan, me  alegra no solo destacarme como improvisador sino también como creador.

P: Versiones y también escenarios compartidos con muchas personalidades.

CF: Para mi lo máximo de la salsa por la historia que tiene es El gran combo de Puerto Rico y he estado con ellos, también Oscar de León y ese me ha demostrado muchas veces su cariño, y ese señor que se llama Gilberto Santarosa un ídolo de la salsa y seguidor de mi estilo, tanto que una vez me dijeron  “ Cándido te tenemos aquí de material de estudio” .He hecho tantas cosas interesantes con los hijos de Bob Marley por Europa, hemos estado en muchos sitios importantes  con Cuco Baloy, Altamira Banda Show, Las Chicas del Can, Wilfrido Vargas, Los seis del solar y una cantidad enorme de artistas y tenemos el privilegio de quedar ahí, porque cerramos muchos conciertos y mucha gente se queda para ver a Cándido y eso me alegra porque hay quien dice “Yo estuve en un auditorio con 50 mil personas” pero después viene Marc Anthony y uno se pregunta por quién vino esa gente por mi o por Marc Anthony pero cuando tienes que cerrar el espectáculo y la gente se queda hasta el final es porque han venido por ti.

P: Cándido Tú eres un gran improvisador ¿Quién te ha hecho más fuerza en el escenario?

CF: Bueno si tú supieras a mi me encanta el reto, algunos  de los que mejores lo hacen son Gilberto Santarosa o Víctor Manuel, pero esa gente dice que siguen mi estilo, que tomaron el estilo de mi, todo el mundo sabe que cuando salió el programa  “Mi salsa” y cuando entré, muy joven a la Original de Manzanillo la gente improvisaba pero en otra onda, muchos imitaban a Oscar de León diciendo “sabrooooso, ¿cóoomo?, mi gente”, pero eso de hacer una narración, un diálogo musical en un estribillo como si fuera un discurso con rima,  cadencia y poesía, eso lo inventó Cándido y luego surgieron otros como Jorgito el  de la Unión Sanluisera, Paulo FG ha aprendido.

Hay gente que lo hace muy bien pero a mi me gusta el gardeo  me gusta sentir presión, cuando canto con otras orquestas aunque no todos son improvisadores me gusta sentir la amenaza, cuando canto con la gente de  La Charanga Habanera ,Pupy o Los Van Van me siento bien porque me gusta la presión , yo creo que un buen artista cuando no está nervioso ante su trabajo no anda bien , me gusta sentirme acorrala’o y ahí salgo mejor, yo soy Cándido y he tenido que guayarla duro pa ser el que soy el hijo e Sixta el mismísimo Cándido Fabré .

P: Usted mencionó el programa Mi salsa y a Paulo FG .Es leyenda ese espacio, sabemos que se ha visto incluso en Estados Unidos ¿Es cierto que ahí surgió rivalidad con Paulo FG?

CF: Claro que la recuerdo. Yo creo que ese programa fue un motor impulsor para muchos que en alguna ocasión se dedicaron a la improvisación pero que luego hicieron sus agrupaciones. Yo creo que a Paulito, El Muso, El Indio , El Padrino a toda esta gente que estuvo allí el camino se le fue abriendo, en algún tiempo pensaron que había conflicto entre Paulo FG y yo, y no. Yo tengo el orgullo de haber sido jurado  en un festival de Varadero cuando la gente no conocía a Paulo, él fue a  cantar para ver si entraba en la orquesta de Adalberto Álvarez, tenía que cantar  ese estribillo que dice “Ay mamá, me muero de ganas esperando que venga el fin de semana” El fue el primero que cantó eso en Varadero, él me dijo quiero que me escuches y ya yo era popular, lo escuché por la noche, el estilo no coincidía con Adalberto, esa misma noche Adalberto como quien dice, lo batió y yo le dije. “Tú cantas bien pero tienes un estilo que no encaja ahí”,  pero puedes estar con otro, luego lo vi en el Dan Den y le recordé  lo de aquella noche, después estaba con Opus Trece y él me dijo  “Tenías razón”, fue en ese tiempo  en el que cantamos en Mi salsa, por fin el hombre está ahí con su Élite y me respeta, yo  soy admirador de todo el que hace cosas buenas.

P: Cándido, yendo a su origen no me queda muy claro lo de la original y usted.

CF: Ya lo he dicho varias veces incluso en un libro que me hicieron que se llama “Que baile todo el que pueda” pero lo voy a repetir. Cuando yo cantaba como solista en el grupo Samuray en Palma Soriano y me presenté como compositor, había salido Manolo del Valle de la Original de Manzanillo  y había decaído, y yo como en un pensamiento casi infantil me imaginaba a Eduardo Rosillo presentando mis números pero nunca que fuera en mi propia voz, no pensé que se abriera tanto el camino y cuando me le presenté a Pachi a él le gustaron mis canciones y él me dijo “Mira si lo cantas tú hacemos los temas”. Fui  a Manzanillo y montamos  un tema que se llama Guardián del Caribe que dice: “Si se tira el tiburón, se lo come mi caimán…”Y  me fui con la Original pensando que era por unos meses y la verdad es  que duré diez años y fui el compositor de casi todos los temas e inyectamos una nueva sonoridad y creo que revolucionamos la Charanga e hicimos algo para Cuba y para el mundo. Tanto es así que casi nadie olvida ese estilo y números  como: A la hora que me llamen voy, Candito no seas travieso, El Sombrero de yarey, Chacumbele e infinidad de temas que todavía suenan, yo vivo en Manzanillo, tengo aquí mi esposa y mis hijos, aunque mis dos hijos mayores son de San Luis. Estoy en Manzanillo porque este pueblo me quiere y cada vez que canto es una buena noticia.

Como en  sus improvisaciones Cándido Fabré no se detiene ante pregunta  alguna,  suelta con total desenfado su palabra e imbrica lo mismo a grandes estrellas que a gente de pueblo. No hay duda,  este hombre sabe su talento y  parece  estar siempre a la altura de uno de sus más reconocidos estribillos: A la hora que me llamen voy.

 

Hablando en Cubano

Imagen

Hace algún tiempo una locutora cubana le preguntó al cantautor español Juan Echanove cómo le iba en Cuba y el hombre soltó en el horario estelar del sábado; en Contacto, el programa más  visto en su momento de la televisión cubana. “A mi me va de P….”. La locutora se puso como un tomate  y mirando a cámara como quien está a punto de morir le reclamó que era una palabra realmente dura, pero el cantautor la había escuchado tanto que la imaginó publicable.

Esa palabreja se repite y según algunos no es mala, porque los vocablos no lo son en si, por el contrario son los contextos quienes hacen que una palabra suene mal. En  varias partes de nuestro continente, por ejemplo, coger es realizar el acto sexual. Imaginen entonces qué siente un venezolano cuando le piden que coja un carro. Aquí mismo en Cuba hay esos “problemas”.  En algunas zonas de occidente, por ejemplo, a nadie se le ocurriría hablar de una papaya en público porque ya sabemos a qué hace referencia, en el occidente se le suele llamar fruta bomba, pero resulta que incluso en inglés una papaya es eso, un fruto y no otra cosa.

Y es que el español es  tan rico y diverso como quienes lo usan, se dice que nuestro idioma es el segundo más hablado del mundo  con 450 millones de hablantes y Cuba uno de los primeros sitios del continente con el influjo de esta lengua en la cual se han escrito obras como “El Quijote”, “Paradiso”, “Rayuela” o “La familia de Pascual Duarte”.

Un idioma en el que nos conectamos ahora y que nos ha acompañado por años, el mismo en el que se enamoró a la muchacha de la vida, en la que se escucharon los versos de José Ángel Buesa o los de Vallejo. Español, esa lengua europea asentada en la América y con esencias africanas  e indígenas, un idioma bello y extenso que a veces sufre por las limitaciones impuestas a base de maltrato. Pero sin dudas un idioma para el orgullo y el recuento,  lleno de sabiduría y gracia, lo demuestran sus refranes, le digo por ejemplo que esto  lo entiende hasta el más pinto de la paloma,  y el que no,  tiene la mollera abierta,   o es un punto filipino.

Ya ve,  mil maneras de decir en una misma lengua. La española, esta que celebra su día y nos hace entendernos aun cuando se den incidentes como el que mencioné al principio, cuando una locutora le preguntó a Juan Echanove en pleno Canal seis.”¿Cómo te va?” y el hombre sin saber  espetó. ¨Me va de P….”. Usted lo sabe ,eso dicho en cubano.

TROVANDO.

A. William Vivanco, Eduardo Sosa, Alfredo Mojena, Ernesto Rodríguez y Yanil por todas las canciones compartidas.

I.

Lo he escuchado en la radio nacional

y he corrido a no creerlo de un golpe

para que la canción bajara a esos rincones

donde el recuerdo no pierde los contornos.

No sé exactamente si eran Sindo  y Güarionex

el locutor  en el instante

en que el oído busca los placeres

perdió el hilo de sus palabras

o los perdí  yo que en definitiva es la misma cosa

pero según lo que han guardado hasta este momento mis ansias

de amar y seguir por siempre los sonidos

Sindo Garay una tarde  en que el sol caía de plano en su guitarra

escribió de un  golpe su Perla Marina.

eso lo escuché en la radio nacional

y la verdad en mi memoria no encuentro otros nombres que los de Sindo y Güarionex

Cantando:

“Tú eres el ángel con quien yo sueño”.

Deben haber sido ellos

porque desde entonces

jamás he olvidado esa canción

y yo soy de los que rara vez

Guarda alguna cosa.

II

Para suerte nuestra aún quedan bardos en esta isla

y se plantan tras sus cuerdas a hacerse leyendas

y dicen que ostentosos.

A mis amigos y a mí

poco nos importan sus fortunas

pero  nos duele verlos pálidos

con las manos apuñaladas en las historias que     cuentan los que una vez usaron sus nombres para llamarlos discretamente.

A mis amigos y a mí nos atrapan esas melodías

donde los cantores ponen sus vidas en juego

y atan la belleza palabra tras palabra

en una larga cadena de estertores

cuánto puede un corazón si se alza certeramente

no hablo de camisas abiertas y la mano hundida hasta las diástoles

hablo de un corazón cuya envoltura

sabe hacer letra a letra la grandeza

hablo de esos bardos que surgen entre leyendas

y que para suerte nuestra aún quedan en esta isla

a mis amigos y a mí nada nos importan sus males

sólo aguardamos pacientes

a que de una vez de comienzo

La próxima canción.

III

Seguramente han escuchado estas dos palabras

bandido

Valera

Juntas

Describen a un hombre

que esparció su sangre por estas tierras donde repartió bueyes y palabras

del mismo modo en que tejía  sus leyendas

y veía los días sumarse a los mortales días de noviembre.

No sé exactamente la fecha

pero sé que los ardores de Sindo y el bandido estuvieron juntos

fue en Yerba de Guinea

el bardo echaba al aire su Clave a Maceo

mientras los comensales bajaban sus copas desde el olvido a las espaldas de las masas.

Ahí entra el badido

Sindo no siente como se estremecen las orillas del pánico

es por eso que dice Antonio Maceo en su clave única

mientras los otros se quedan exactamente donde los sorprendió el miedo

el hombre entra se traga su alcohol mira al bardo

y le echa cien pesos en la boca de su guitarra

para que repita, por favor, esa canción

Una vez más.

IV.

Nadie sabe por qué razón

altísima o no

mueven hasta aquí sus versos los grandes trovadores

yo no soy la multitud

pero mi estremecimiento quiere ser todos

frente a las palabras de esos hombres

que han atravesado los años para decirnos en fin sus amargas verdades.

Ciertas veces en que doblo mis sábanas

o me extasío en los ojos de mi mujer

y quiero decir Mercedes, Longina, decir Cecilia

termino parafraseando aquellos versos:

La luz que en tus ojos arde

también alumbra el camino

te busco encuentro  un destino

si va muriendo la tarde

la luz que en tus ojos arde

Penetra a ver mil puertas

y yo entro bien alertas

el tiempo y el desespero

no me matan recupero

La fe y la luz despiertas.

Así cambian para mí las horas esas melodías

Y me estremezco y salgo y hablar como un poseso;

Buenas tardes Pepe, Corona, Matamoros

sean buenas las tardes de este mundo

y vean:

Sobre mis hombros

el mismo sol que hace un tiempo calentó sus manos

sobre mis hombros

otras horas lentas y los hombres muriendo

sobre mis hombros

el municipio y la provincia y el mundo tercos

sobre mis hombros

hablar y hablar y hablar vivir muriendo

sobre mis hombros

los hermanos huyendo a sus destinos en tablas

sobre mis hombros

la caída estrepitosa del muro ahora dudoso

sobre mis hombros

mi soledad y mi madre en recompensa

sobre mis hombros

la paz los peces  las pasiones

sobre mis hombros

aquellos versos que no sé si María Teresa cantó a un hombre o a una  isla: “Qué te importa que te ame” o el lamento de Sindo: “Ya yo no soy tan sensible”  y el mío queriendo dar la sangre hirviente de mis arterias por verlos otra vez en esas calles.  Ver a Luz la amantísima esposa, frente a la ventana donde el Padre de la Patria. Aún sin conocer su destino en ciernes, su vida increíble se detiene y canta:

“Y doblemos los dos la cabeza

Moribundos de dicha y amor”

Para que entonces

Como en toda gran historia comience el primer verso

Una vez más.

Descemer Bueno entre Guerra e Iglesias

A Descemer no lo vi nunca en casa de Laura Ramos, su novia a principios de siglo, pero había quedado el rastro verbal que me obligó a seguirlo y lo supe sobrino de Farah María, bajista  que fuera miembro de Columna B y  Estado de Ánimo y luego un exitoso productor y compositor.

Este artista asentado  en Nueva York y quien no renuncia  a su gente y su raíz, en uno de los viajes a la Habana, tuvo a bien conversar conmigo brevemente para mi programa Cable a Tierra,ahora que Descemer se ha puesto tan de moda creo que vale la pena recordar lo que me dijo  en aquella  jornada, pasada ya, pero viva en mi memoria.

descemer_bueno-rogelio.jpg

Foto: Jorge Villa

Descemer Bueno:  Yerba buena fue mi  primer proyecto, fue nominado a Grammy americano, con él coseché muchos triunfos, tuve la oportunidad de estar en varias películas de Hollywood, para mi este proyecto encontró su fin cuando descubrí mi potencial para hacer mi propia carrera  de música bailable, específicamente para el mercado de gente joven. Ya sabes, algo distinto a lo que suele escucharse en esos discos de Haydée Milanés o Fernando Álvarez  que fueron discos que produje, sabes que  las producciones han sido una parte fundamental de mi carrera.   Ahí he trabajado con William Vivanco, Kelvis y ahí sigo. Echando pa ´lante hermano.

P: Eso era independiente Descemer?

DB: El Yerba buena no tuvo disquera, era independiente, ahora si sé que tiene distribución.  Siete rayo sí es con la disquera Universal.

P: Te ha ido muy bien Descemer.

DB: Sí me ha ido muy bien, estamos vendiendo bastante, he hecho un par de clips, uno con Ernesto Fundora y uno con Alejandro Barroso y creo que este proyecto va a llegar a la juventud que es lo que más me importa.

P: He visto que no tienes tabú a la hora de hacer música, te vas del reggaeton al bolero con una facilidad inusitada.

DB: Para mi no hay fronteras artísticas y eso me hace feliz , veo encasillamiento en mucha música. Nosotros, hablo de   mi generación, la de Roberto Carcassés y la mía , Telma , Yusa ,  Free Hole negro,  William Vivanco, creo que hemos abierto una brecha para la fusión latina  y que en Cuba se ve lo más importante de esta. Estoy contento siempre de venir y compartir y seguir con los proyectos.

P: A ti te canta hasta Manolo del Valle. Seguirás en ese trabajo?

DB: Esto es una gran pasión poder compartir con todas las generaciones, con talentos como Manolo, Anais Abreu , Gema Corredera , Nene el ex de Los clásicos del son .  En el segundo disco de boleros, continuación del de Fernando Álvarez , se cuentan todas esas figuras y es un verdadero honor, tengo incluso la idea de hacer un disco para Manolo del Valle por lo que me aporta.

 P: Descemer qué sientes luego de haber secundado a Santiago Feliú ,  haber trabajado con  Columna B o Estado de Ánimo y  que de pronto la gente común busca escuchar tu música   en todos lados.

DB: Yo lo único que te puedo decir es que amo este pueblo, para mi lo más importante es dirigirme a Cuba. No significa que sea Chovinista , pero este es el lugar en el que mejor me siento y la gente que más quiero, por eso mi música está dedicada primero a los cubanos, además toda esa educación musical que hemos recibido aquí es lo que me lleva a ser tan amplio a la hora de dirigirme lo mismo a un intelectual que a gente común como yo, entonces esa es mi mayor pasión ,  dedicarme a que mi pueblo tenga lo que siempre tuvo: canciones de todo tipo y un gran gusto por toda la música en general.

Fue hace mucho este diálogo, luego se vieron los videos en la televisión cubana  y Descemer pedía en uno de sus  títulos un carro.  Ya le ha llegado el Goya por Habana Blues,  y un éxito rotundo, todo lo ha colocado a la vista de ese monstruo imprescindible que es el mercado, ahí lo vemos al cubano  de Sé feliz o Libélula, entre Juan Luis Guerra y Enrique Iglesias enamorado en un tema que tararean en Cuba y en casi todo el mundo hispano y bailando luego y parece no tener fin.

Cumplir 11 años casi en los 40

He vuelto cumplir 11 años, en mi otra vida, en esta de la radio. No había podido escribirlo antes de tanta Cuba en mi vida y tanta vida cubana pero ahora puedo decirlo de un tirón: tengo once años con mi programa Cable a tierra y con esta edad adolescente siento el chorro trozar el aire y caer lejos, como diría mi abuelo.

Imagen

En este tiempo han pasado por mis pocos minutos que era una hora y luego media, sábado antes, domingo luego, pero ahí, decía, han pasado desde Tony PInelly hasta Luis Alberto Barbería, Son 14 o Humberto Manduley y claro está Joaquín Borges Triana.

11 años de susto radial porque no llega el invitado, de discusiones por quitar o no una palabra de una entrevista, sosiego a veces y saltos de alegría con los premios que han sido varios, 11 años de amor y escuchando a Fito pedir que no dificultes la llegada del amor y no lo hemos hecho ni Milena Michel, Darián Hernández, Luis Fong, Salvador Virgilí, Alexander Tejeda, Maylin Ross, Adolfo Vicente, Gertrudis Yáñez o los emergentes que han pasado y a sabiendas de que pasaron, que conste.

Tiempo que agradezco a mi casita radial en un lugar rotundo llamado Songo- La Maya, entre Guantánamo y Santiago de Cuba, un sitio que no entendía en gran medida el sonido de ciertos cantores, pero que por suerte se abre más y deja rodar por los 105. 5 megahertz todos los sonidos posibles . A eso hemos contribuido en este tiempo.

Por lo dicho siento que soy un adolescente, aunque el almanaque se empeñe en negarlo tengo 11 años y salto como un niño. La radio tiene esas cosas

Santiago Feliú y yo en las Nauseas de Fin de siglo

Conocí a Santiago Feilú cuando Postrova grababa su primer disco, el único que se hizo público. Ya a punto de grabar precisamente un blues que había escrito junto a Eduardo Sosa la guitarra del gordo mostró que sonaba terriblemente, a lo dicho se sumó el criterio de Emilio Vega quien dijo “Búscate una o esto se oye que es una mierda”.

Image
En minutos estábamos en casa de Santiago Feliú, era un garajito en el que podíamos ver fotos de su Adriano y una muchacha que entrababa y salía. “No, no fumo.” le dije cuando me cedió un pote y papel pa liar y Sosa repitió lo mismo cuando nos lanzamos a hablar de música.

Para mi era impresionante. Era mi primera vez frente al zurdo, gago y vago que se trepó a las lomas con los guerrilleros en Colombia, el mismo que adolescente había hecho al país cantar¨ Para Bárbara¨.

Ahí estuvimos, yo casi no hablaba me encargaba de traducir las palabras que salían poco a poco de aquel hombre de pantaloneta y pelo largo, de milagro no le di un abrazo al tipo sin que lo pidiera.

Ya al final y con la guitarra en las manos logré decirle aquello de: ¨…Aunque la vida pase ahora dura por las venas, y en el vacío del camino se nos vuelva piedra, está mi flor bebiendo de tu vida y de tus manos…¨ el Santi me miró como asustado y me lanzó en una oración completa “Tengo que ir a Santiago, seguro.”

Sosa se iba contento con la guitarra, yo más porque volveríamos a traerla y así hablaría una vez más con el Santi, así fue pero no estaba muy sobrio, de modo que no vio la cuerda de guitarra que yo llevaba en las manos, se había partido un La en medio del mismo blues y le pedí a Sosa que me la diera, fue mi pulso durante mucho tiempo, era como un trofeo de guerra que me diera Santiago Feliú por haber respirado juntos la Náuseas de Fin de Siglo. Hoy lo sigo escuchando y mucho. Ay, la vida.

Ragtime. Una de ¨mis¨ novelas de la vida.

¨América es un error¨, dijo Sigmund Freud mientras veía bajar en un puerto norteamericano fachadas artdecó, cuadros surrealistas, esencias impresionistas y todo lo europeo que el dinero de principios de siglo norteamericano lograba comprar. Lo afirmó en una de las páginas de la novela Ragtime de L A Doctorrow, una joya literaria que ni siquiera conservo porque la he regalado tantas veces como he podido.

El texto publicado aquí en los 80 por Letras cubanas es una suerte de fresco de los primeros años del siglo XX en cuyas primeras páginas puede leerse aquella frase de Scott Joplin:¨ Do never play de ragtime too fast¨ (trato de recordar de memoria) o sea, Nunca toques el ragtime tan rápido y la verdad no creo que el libro sea lento, por el contrario lo que viene luego de esa frase es un cúmulo de palabras ordenadas de tal manera que uno ni cuenta se da de toda la historia conjugada en el texto.

JP Morgan , el Mago Houdini, Emma Goldman , Henry k Thaw, Stanford White y otros tantísimos personajes de los primeros años del siglo pasado se unen a seres sin nombre, sombras definidas y llamadas Padre, Madre o Hermano Menor que nos llevan por grandes sucesos de Norteamérica.

El texto  muestra la historia de Tateh, un pobre emigrante que luego de mezclarse políticamente con socialistas y anarquistas tiene un roce más bien hondo con Evelin Nesbit, la bella modelo que comenzara las grandes historias de las supermodelos, este hombre cumple casi todas las reglas del sueño americano; es el emigrante pobre y rebelde que descubre las simientes del dibujo animado y culmina convertido en un gran burgués .

En torno a ello personajes como el Hermano Menor, otra sombra enamorada de La Nesbit , y el Negro Colhouse Junior, un músico quien ofendido por unos bomberos blancos termina tomando una de las propiedades de JP Morgan a la usanza de las películas actuales, una suerte de Johnny Q  aunque en este caso  Colhouse  termina siendo un héroe que lucha más por su honor mancillado que por el derecho de los negros.

Ragtime, decía, una historia de las que mejor recuerdo en la  literatura norteamericana del siglo pasado, un texto que regalo tanto como puedo y publicada en Cuba hace ya demasiado tiempo. Ojalá se le ocurra a alguien volverla a poner sobre los estantes nuestros para regalarla tanto como me dejen mis sueldos y mis amigos.