Archive for 30 junio 2016

La Dama Blanca

csm_DAME_1_B150_a9aa9c3b8b

En una entrevista que le hice a José Luis Cortés,  El Tosco,  se asombra porque unos muchachos no sabían quién fue Benny Moré, sin embargo, algunos músicos de hoy dejan latir lo añoso en su discurso aun cuando opinan, sienten y piensan diferente, quizá por eso la hija de Aguaje Ramos: Yaite Ramos Rodríguez hace rap, reggae, música urbana y se hace llamar La Dame Blanche.

Esta flautista pinareña tiene dos discos “ Piratas” y “ 2” y se defiende en escena de manera vertiginosa, solo hay que poner su nombre en Youtube y llega ,Hay en ella una etapa más tradicional con el Nombre de Yaite Ramos y una que rompe esquemas, o quizá entra a otros más de hoy.

Esta negra llamada Dama Blanca, compone , se desenvuelve como raper, toca la flauta y se echa sobre sus hombros un sonido de hoy arropado con las tradiciones que le llegan desde el mismísimo trombonista Jesús Aguaje Ramos o incluso de Mayito Rivera quien se cuenta en su propia familia.

Graduada del Isa la Dame Blanche pudo ser una flautista clásica pero prefirió el sonido de su tiempo, según ha dicho enciende vela en el escenario y le gusta contar las historias de su Pinar del Río natal, por ahí va su disco “2” que promueve este 2016. La Dame Blanche, esa negra cubana radicada en París hija de sonero con sonido urbano. Otra de esas cubanas que uno debería escuchar.

Hablar con Danays Bautista

Danays_Bautista_II_0017

Cuántas veces uno ha querido apagarse, hundirse  en un  blackout por cosas tan simples como un portazo, una carta vieja, una mirada  esquiva. Conozco una mujer quien sabe hacer verso los minutos; De verdad,  no es juego de palabras. Una mujer que dobla el portazo y lo entrega hecho una pasión intensa. Es una cubana llamada Danays Bautista.

Reviso sitios como El País y vuelvo sentir que es inmensa,  ese diario en su edición del  12 de mayo de 2010 dice:

Danays Bautista había quedado con su esposa en Puerta de Toledo para un ensayo. Danays, que se quedó ciega de niña, es guitarrista, cantante y compositora de jazz latino. La mujer, cubana de 37 años, bajó al andén de Nueva Numancia (línea 1 de Metro) para coger el metro y llegar a tiempo a su cita. Pero no llegó nunca. Un tren le segó el brazo izquierdo cuando se cayó entre dos vagones.

La conocí porque Luis Barbería le dio a Cantar su Guaguancó para Daniela y quedé prendado, luego di charlas y le citaba, le entregaba videos a los amigos y finalmente le hablé a Danays.

Este Domingo me tocó entrevistarla para mi programa Cable a Tierra y mientras hablaba casi me pierdo. Es dulce,  sabe reír, traer la paz:  ¨Tranquilo Boy¨, me decía porque yo sospechaba demasiado cansones para ella  30  minutos de diálogo  y no. No había portazo, ni ganas de quitarse nada , ni blackouts, de veras esta mujer hace versos los minutos y no es un juego, ni palabras gastadas, es solo Danays.

 

Danays_Bautista_III_0008

“ Es raro¨, me dijo, ¨Estoy en la Habana y casi todos mis amigos están fuera del país¨, pero reía, su perro, me dijo,  está con la lengua a tres metros de tanto calor porque la Habana y el Oriente cada vez se parecen más, nos reímos y en la radio ese ambiente de soledad que uno trata de acorralar para que el oyente sienta  compañía.

Nominada al Cubadisco 2013 con su disco Live  y guitarrista extra clase, según nombres de calibre en esta isla,  Danays se acompaña hace años por un quinteto compuesto por  Luis Guerra, Reinier Elizarde, Rafael Águila, Michael Olivera y Yuvisney Aguilar.

Tiene una voz que sabe decir plena y dulcemente el filin, el jazz y que no solo se une a clásicos a lo María Teresa Vera y Guillermina de Aramburu. No, en su fonograma aparecen también autores como Eduardo Ramos,   el ya citado Luis Barberìa y Vanito Brown.

Otro domingo que no tendré más¿ Adónde irán? o sì,  de algún modo quedan los domingos, porque pude hablar con esta mujer hermosa, que dice palabras tranquilas o temibles en  el tono sutilísimo que logran los grandes cantantes, así la guardo a Danays Bautista a su paso por La Habana . Ese lugar en el que tuvo su amor y su guitarra e  hizo jazz y canciones y aprendió incluso a convertir en acordes los más temibles portazos.