Archive for 27 febrero 2014

De Mirtha Medina, Osvaldo Rodríguez y otras ausencias

MirthaBack
¿Mirtha Medina dónde estás? , se pregunta mucha de la gente que llenaba cualquier espacio para escuchar a esta ¿vieja? cantora que en otra tierra hace vida o Annia Linares que a ¨Su manera ¨hacía clásicos y levitaba con sus ¨heridas¨.

Toda esa gente que puso mar por medio parece haberse esfumado definitivamente de una bocanada, pero no solo estas dos mujeres. Poco sabemos de Xiomara Laugart, aunque en la radio la negra estuvo siempre, pero qué hay de Maggy Carlés. Nos llegó un poco con el pirateo pero ya, se esfumó.

Y Alfredo Rodríguez, tan ¨buena persona¨ que ya ni se le escucha ¨ empapado de sudor¨, batido con la vida como en los filmes de Errol Flynn, ¿ Dónde Osvaldo Rodríguez? ¿Se fue a la luna Vicente Rojas?

Israel Sardiñas murió y ni supimos que era Kantor y a Donato lo escucho interpretado por otros, ¨a veces como una campana, como un laberinto ¨ pero en la mayoría de los casos, es como un ¨silencio universal¨. Lo peor es que tampoco sabemos de Alex Cuba, Horacio El Negro y Dafnis Prieto.

Sin embargo cualquiera recita de memoria la vida de Ricky Martin o Shakira o hace la historia del último novelón mejicano. Na´ que lloramos lágrimas importadas y olvidamos a nuestra criaturas, al menos a esas que se fueron, buenas o malas, las nuestras.

Ahora en nuestra radio los productores pueden y, parece no quieren, y pulula el debate intelectual y la promoción espantosa. Vuelvo a poner fe en los jóvenes que siguen hablando de encontrar la ruta y citando a figuras muy altas. Ya veremos.

Luis Barbería trae nueva rumba pa la Habana

16
Luis Barbería trae algo que nos faltaba, porque la escena de los cancioneros de la isla repite muchos esquemas, se clona, muere de amor por si misma. La mayoría de nosotros ha tenido a Luis Barbería como a todos los Habana Abierta, solo en sus discos sin créditos que llegan desde memorias flash o discos piratas, pero en los últimos días el hombre quien retornó a su país lleno de amor y con su sangre revuelta es mucho más que eso.

Se le vio en el Centro Pablo de la Torriente Brau, en Holguin y otras partes de la isla cuando estuvo en Cuba junto a Javier Ruival, su scat, lo percutivo que sale de las cuerdas vocales de Luis Barbería es casi desconocido en Cuba, en escena Luis logra lo que pocos hacen aquí, acostumbrados como estamos a silbar versos o coreografías buenas o malas.

Barbería es otra cosa, su performance va desde canciones muy tiernas como Georgia o Filiniándote hasta intensas descargas de percusión que hace con su propia voz, impresionando sobremanera a su público, dialogando con él. Luis no solo muestra el virtuosismo, entra en juego mostrando sus habilidades, sorprendiendo, seduciendo con la respiración.

Esos juegos con el público rara vez se ven en Cuba, y como ya dijimos a veces es solo un poco de danza o humor. La Nueva Trova nos dejó esa huella que a algunos les pasa factura, porque los públicos en medio de tanta información comienzan a exigir más que buen texto para gastar su tiempo y hasta su dinero.

Hay cantores como William Vivanco quienes con su gama de ritmos y versos altísimos logran un performances que convence, Eduardo Sosa se lanza desde su voz tremenda y a la usanza de los trovadores clásicos aparece en escena sobre su silla y guitarra en manos, pero tiene eso, su rotunda voz.

A Luis hay que sumarle un conocimiento profundo de la música de su tiempo, sin dudas se siente algo incómodo en la categoría de trovador, y aun con su guitarra sabe moverse entre el jazz y el bolero, el rap y el chachachá, sin renunciar jamás a la rumba y el guaguancó pero programando si hace falta.

Sé que trabaja en un clip y comienza a presentarse en algunos teatros habaneros. En Santiago le ha sido imposible programarse, así pasó cuando vino con Ruival. Ahora tenía al parecer la posibilidad de estar en la Universidad de Oriente y no salió (la verdad no entiendo qué rareza hay entre algunos cantores y Santiago porque ni Descemer llegó).

Otro infortunio es que lo he visto poco en TV, no sé si pasará por lo mismo del Médico de la Salsa o Isaac Delgado que parecen fantasmas furtivos, nombrados solo por algunos pocos conocidos.

Barbería llega con su voz grave, sus temas hermosísimos y a veces tan bailables y además esa comunicación con el público donde es todo un show. Luis muestra una capacidad inaudita para dialogar con su público, eso es algo que nos estábamos perdiendo y que por suerte está de vuelta con este cantor que por amor y con su sangre revuelta, volvió a su isla, qué suerte.

El Vedado, Juan Marinello y la televisión cubana

Imagen

Subí por O hasta ver un Habana Libre que comienza a  desvencijarse, tomé L y me sumé al gentío que a plena mañana hace vida en la capital cubana y ya en 23 pude ver un grupo sospechoso de tiñosas que revoloteaban por las letras que sobre el enorme edificio anunciaban la libertad que le arrebataron al Hilton hace tanto tiempo.

La caminata fue virulenta bajo el sol de un invierno al cual casi es factible hacerle trueque de v por f, porque para no andar mellando tanto la economía caminé hasta que G se convirtió en  Bolleros y luego de atravesar parqueo y matorrales de ese gran trozo de hierro llamado ciudad deportiva, vi por primera vez el centro Juan Marinello.

Entré para escuchar a un panel dilucidar sobre los consumos culturales en Cuba, y cuando trepé las escaleritas que nos separaban de la calle, me encontré en una sala oscura, con computadoras apagadas  micrófonos fantasmas y una muchacha de piel blanquísima hablando sobre educación para la comunicación, a su lado otras dos muchachas defendían el tema y un grupo de jóvenes escuchaba atento, y preguntaba de manera casi mortal sobre cada cosa.

En el encuentro se citaron estudios sobre quién es el espectador cubano y si es o no culto, cuestión que quedó descuartizada porque los muchachos arremetieron sobre el punto de que era demasiado pretencioso (casi un sacrilegio) adjudicar cultura al conocimiento de las bellas artes, mientras alguno que otro adjudicó a lo que conocemos como liviandad a una opción legítima de cada individuo.

Las muchachas del panel se escucharon conocedoras del tema, tenían buen material e iban desde la familia hasta las instituciones culturales encargadas de llevar las riendas de la Tv cubana  y con el sueño de hacerla mejor, pero entre mordiscos de lenguas se veía que había un gran muro imposible de cruzar, un fantasma que apenas cabe en estas letras, el ser que define cómo hacer.

La mayoría soltó su experiencia en una discusión elegante y profundísima, como era de esperar no había allí un solo periodista que pusiera en nuestro sagrado noticiero la noticia, ni un solo decisor; nadie de rango, de modo que otra vez la conversación quedaba entre curiosos y estudiantes que solo parecían hacer catarsis porque la mayoría afirmaba haber dejado de ver televisión.

De radio no se habló nada, como si no existiera y me molestó que le dieran poca importancia a las ventas ¨piratas¨ de discos, los movimientos del llamado paquete, las parabólicas o las flash, pero igual creo que por lo menos en esta enorme ciudad una veintena de estudiantes citando a Canclini, Barbero o Bordiú tratan de encontrar la luz que ha perdido la pantalla en Cuba, ojalá la encuentren , aunque la verdad a ellos mismos no les llegaba, la electricidad digo, porque también faltaba en esa sala, solo al final terminó el apagón pero estábamos todos a punto de salir al gran cráneo ahumado de alucinaciones donde se cuece la novela de nuestras vidas y hasta el Noticiero Nacional.

 

Santiago Feliú siempre en mí

Imagen

Partió, se fue y lo supe tarde o no lo supe o lo supuse solo. Que no es verdad, que no se ha muerto el Santi me diré siempre: ¨Aunque la vida pase dura ahora por las venas¨, me lo repetiré porque Santiago Feliú va  a seguir siendo parte de mi vida.

Le conocí en un disco de pasta, blanco con una paloma y una guitarra y los pelos larguísimos y decía que se le caían los dientes a su barba, o fue antes cuando decía los versos Para Bárbara en la voz de Silvio.

Después fue llegando tema tras tema  y se instaló a la izquierda con una flor en los labios y la barba siempre y diciendo fluidamente en su tartamudez ¨No eres tú¨.

Lo conocí en un casete Sanyo, pasaba de mano en mano y pocos sabían que cantaba con Estado de Ánimo, eran los años del destrozo y la isla se reconfiguraba en el estómago, yo me comía los trozos de plátano sin matices y cantaba :¨ Estás en mi desierto y soy tu luna brillando en tu correr¨.

Lo conocí luego en todos los temas posibles, al Santi el ¨Hippy en el comunismo¨ y lo supe guerrillero y vencedor de la vida, hasta que llegué una tarde sin nombre a su casita del Vedado y entre los humos que ascendían le recité uno de sus temas y me dijo de corrido que no se imaginaba esa canción en un santiaguero, después nos prestó su guitarra y me puse una de sus cuerdas como pulso y entonces comprendí que Santiago Feliú viviría siempre en mi y que se lo doy a mi hija en bocanadas, con su guitarra zurda y perfecta, a Santiago Feliú, aunque la vida pase dura por las venas.

 

Los Santiagueros y Luis Barbería hacia el Alba con Eduardo Sosa

Imagen

Es por allá por Línea, se camina entre nacionales y la patria hondea sobre el Hotel Nacional, la Habana está de bala, el ron es caro, la comida más. Para un oriental acostumbrado a opíparos  almuerzos que no pasan del CUC  vivir en la Habana es un dilema, pero hay que estar e irse a Línea esta vez,  a La Casa del Alba para escuchar a Eduardo Sosa que es un oriental asentado en pleno Vedado ya.

En el Pabellón Cuba se acaba la trova de muchachos que pueden frisar los sesenta años, desde Silvio Alejandro Rodríguez, Yovanis  Bernal hasta Juan Carlos Pérez, de modo que nos queda el festival Word Music o la Peña de Eduardo Sosa en la Casa del Alba y no lo dudo, agarramos el alma y las cervezas y zarpamos, miro a mi alrededor y cuento a cinco santiagueros, el negue salta y se acomoda, el compay , nos reímos  de nosotros mismos al darnos cuenta de tanto y llegamos al paroxismo al pasar, a pie claro está, por casa de Audis Vargas , un guantanamero que también migró a la Habana.

En eso andamos cuando suena el teléfono y sé que Luis Barbería se nos une, un pinareño que ha vuelto de Madrid, llegamos a la casona y ya se sienten los acordes, hay espacio para acomodarse y Sosa con su voz casi insuperable defiende algún tema cubano, dentro El Dúo Karma,  Norge Batista y otros esperan turno.

Ya debe haber cantado ´En estos días´ de Silvio, pero al darse cuenta de que está Barbería agradece su presencia y nombra a los otros santiagueros que junto a mi irrumpimos en aquella peña, se vira al guitarrista le dice dos palabras y dispara un tema de Alberto Tosca: ´Ni un ya no estás´, el aplauso al terminar es rotundo, Barbería me dice en un susurro: ´ Es un caballo este tipo´ y ahí mismo lo invitan a cantar.

Cantó tres temas el Habana Abierta Luis Barbería, y ahí surge una de las cúspides de la noche pero eso lo cuento en otro relato, por ahora solo digo que cantó: ´ Giorgia´, un tema que me regaló específicamente y a Claudia, mi hija y cantó además ¨Como Soy Cubano¨ y un bolerazo dedicado a Giselle , su novia.

El dúo Karma , por su parte mostró la ternura de un canto madurado a partir de viajes por el sur de América y una presencia donde lo performático se une a los versos y a la experiencia en sitios como la tan presente Argentina. Norge Batista el tunero, volvió con su voz tierna y temas ya antológicos que hacen del son otro espacio para sentir más allá del cuerpo.

Y Luego Sosa quien anunció algún cambio de horario para la otra peña y la presencia de Pancho Amat en ella, pero no se fue sin volver sobre canciones ochenteras, temas de trovadores que en ese tiempo hacían profundísima , bella,  la vida nacional. Terminó la noche y salimos a la calle Línea, Sosa iba con Lirian y Claudia, su hija y Rafael el otro retoño, nos abrazamos y le dije que no podíamos irnos a su casa, andaba con más de cuatro santiagueros.

Sosa se fue a casa, nosotros agarramos la cerveza y el alma, eran las 10 y tanto, en el Brecth, cantaba Tony Avila. Para un santiaguero acostumbrado a escribir a las cinco de la mañana era bastante. Partimos desde el ALBA, la vida oteaba en el Vedado, la bandera seguía cerca del malecón en el Hotel Nacional. Todos los santiagueros, seguimos buscando más versos dentro de esta Habana llena de gente.

Interactivo tendrá a La Habana Abierta en Miami

Imagen

Habana Abierta e Interactivo se van a Miami en marzo, ensayan ambos ensambles en la capital cubana, en estas tardes donde el calor parece santiaguero y la humedad penetra y define se preparan los muchachos para el¨ largo¨ viaje.

Habana Abierta e Interactivo se van a Miami en marzo, ensayan ambos ensambles en la capital cubana, en estas tardes donde el calor parece santiaguero y la humedad penetra y define se preparan los muchachos para el¨ largo¨ viaje.

Intercativo cuenta en su nómina con William Vivanco , Telmary Díaz y Francis del Río como puntales, mientras Habana Abierta recurre a sus cuatro pilastras de hoy: Luis Barbería , Ale Gutiérrez, José Luis Medina y , claro está Vanito Brown.

El repertorio de los Habana, dice Luis Barbería, va más o menos por los títulos de todos sus discos y como es obvio en consonancia con los autores presentes hoy en el proyecto.

Las presentaciones de los Habana Abierta en sitios como El Sauce han dejado buen sabor, estos muchachos cuarentones funcionan ante un público que los vio esfumarse por allá por el 96 y reaparecer con una tropa menor en número pero igual de potente en muchos sentidos. Los Habana… llegaron a la capital cubana y siguen siendo amados por la multitud y por luminarias al estilo de Luis Alberto García y Jorge Perugorría.

Interactivo, por su parte pasa  efecto Carcassés, aquel affaire en el cual el pianista fue noticia por sus peticiones de libertad a  ¨María¨ y toda la saga que le siguió al momento.

Hay entusiasmo en la tropa, pude verlo en la cuasi euforia de Vivanco, quien por cierto prepara nuevo material con músicos del calibre del chino Verdecia y Julito Padrón nueva maqueta y en Luis Barbería se rencuentra en su país.

Hasta ahora  Interactivo y Habana Abierta darán solo un concierto en Miami, esperemos por más noticias o por el hecho mismo de lo que pueda pasar en ese sitio con los músicos, nos queda el deseo de que finalmente haya interactividad y una Habana  completamente abierta en Miami.