Que Sindo se alfabetizó a si mismo a los 13 años por una carta de una novia que no podía leer, que este mismo hombre conoció a Martí y lo abrazó en Dajabón , se sentó en la piernas del mambí Guillermón Moncada siendo un niño a cantar temas de siempre y ha influido en la canción cubana hasta hoy, se dice y se cree en muchas partes, porque este es un genio de Cuba , indudablemente .

Sindo Garay

A Sindo se le cuentan unas 600 obras entre las que sobresalen “Perla Marina”, “La tarde”, “Mujer Bayamesa”, “Guarina”, “Germania”, “Retorna” o “Testamento Fiero”, sus textos son profundos aun cuando se diga que muchas de sus canciones eran copiadas de almanaques de la época. Según algunos estudiosos “La tarde” es una muestra de ello, en su primera estrofa el tema halaga unos ojos mientras en la segunda habla de las penas que de ser tantas se agolpan unas a otras, y dice Sindo : “no me matan”. Quizá sea cierto, lo mismo se decía de Corona. Eduardo Robreño llegó a dudar públicamente que Corona hubiese escrito algunas de sus canciones.

Sindo, ha dicho por ejemplo, que  “Perla Marina” la escribió en pocos minutos cuando una manzanillera le pidió una canción que la representara, sin dudas, una hermosa obra que ha trascendido a su autor.

Quizá el mayor logro de Sindo haya sido su talento para jugar con la armonía, varios textos citan frases de elogio de grandes músicos hacia el bardo santiaguero. Los estudiosos suelen preguntarse cómo era posible que Sindo compusiera algunos de sus temas sin estudiar armonía, al parecer este trovador, que por ciento nació un 12 de abril de 1867, tenía el don de la armonía y más que estudiarla él la entendía de manera natural.

Algunos hablan de influencias de Stravinski y de la Opera Italiana, ya se sabe que la obra “ Il Trovatore” de Giuseppe Verdi se estrenó a principios del sigo XX en Santiago de Cuba y cautivó a los cantores, pero verdaderamente Sindo tenía la grandeza de su talento, la cubanía extrema quizá, la pura que sale a pocos hombres y se extiende luego a otros quienes se incorporan a su día con los versos que hacen más visible la palma y quizá entiendan entonces porqué Sindo solía decir “La Vida eres un tormento fiero” o canta a ” Las amargas verdades” , a la “Perla marina” o a esa “Mujer bayamesa” que como dice Sindo “si siente de la patria el grito, todo lo deja , todo lo quema.