Posts tagged ‘Cuba’

La mùsica cubana despuès del reggaeton d.r

Daddy Yankee Ft. Lil Jon, Noriega, Pitbull - Gasolina Remix

El son, el changüí, el nengòn, la trova, la timba … sufren una ¨gripe¨ cuasi mortal. Partamos de un hecho simple, ni en la era antes del  reggaetòn (a.r) el mayor compositor de música popular bailable cubana de los ùltimos tiempos, Juan Formell,  logrò un solo hit internacional y pegaba todos sus discos, casi todos sus temas en Cuba.

Ahora, en la era (d.r) el sonido  cambiò de manera rotunda, como ha ido cambiando todo. En solo 30 años los teléfonos dejaron de ser unos aparatos enormes a los que había que discar o echarles monedas y pasaron a ser pequeños objetos en los que llevamos la biblioteca, la discoteca, el radio, películas, càmaras de video o fotográficas y de querer, y tener dinero, llamaríamos a Kirguistán a Australia o el Salvador. Así de rotundo también cambiò el sonido y la forma de crearlo.

Hoy Gente de Zona solo necesita un hombre con una computadora para componer y exponer su éxito en todo el mundo, más éxito que la decena de músicos que cuenta Van Van, La Revè o  la historia de La Aragón. A Alexander Delgado ninguna falta le hace tener la trompeta de Alexander Abreu.

Ninguno de nuestros directores de orquestas  con sus rastras llenas de instrumentos costosos es más popular que el dúo Gente de Zona.

Todos ellos corren el riesgo terrible de la rotura de un piano, una guitarra que en medio del concierto transmita corrientazos al músico y un largo etcètera.

Gente de Zona solo necesita un hombre con una computadora y los audios, nada más. Todo el equipaje del éxito de Gente de Zona cabe en una mochila.  Van Van , Alexander Abreu, Manolito Simonet o La Aragòn necesitan de una guagua repleta y hasta camiones para llevar toda la parafernalia al uso.

Sume que a Alexander Delgado, cito el ejemplo màs visible,  no estudiò quince años un instrumento, ni educó su voz en ninguna escuela. Cambió el tiempo, el sonido, el modo de orquestar y manda el mercado. Hasta las tiendas de discos son prescindibles. Hoy las canciones también se pueden comprar con el citado teléfono.

No hay remedio señores el mundo giró rápido y la inercia pasa factura.  Es siglo XXI, vivimos la era d.r  y ya no se escriben cartas, la música igual ha cambiado, nos queda defender la patria de la canciones desde una ¨trinchera¨ complicada. Hay  que sacar bien la pasión, hacer con rigor los sones, cantar para pocos en rincones y cafés , en bares posibles y esperar a ver si vuelve la moda, si el mercado sorprende. Si se puede levantar cabeza en la era d.r.

 

O novela o Cruz

YoYo quiero escribir una gran novela, al menos una novela seria, que tenga un antihéroe fascinante, que estremezca y hable de la cualidad de un hombre para valerse de sí mismo y salir adelante. Una historia que no sea esucàlida como las que pretende Padura, pero que le guste a los críticos y a Oscar Cruz.

Eso último es un poco difícil, pero igual quiero escribir y que me publiquen 50 mil ejemplares en toda la isla. Escribir sobre ese hombre, el antihéroe que va a nacer en una caja de fósforos, pequeño, y que va a fascinar a quienes lo descubran, y los va a dominar poco a poco, sin que se den cuenta de que ese liliputiense tiene poderes especiales, Como Cruz, y va a dominar el municipio, va a dominar al gobierno , a  la OEA, ese hombrecito pequeño luego va a dominar el mundo,  que me lean quiero.

Solo hay un par de cosas, que estoy en provincias  y ya no en provincias, porque al fin y al cabo Teresa Melo puede estar con Amaury Pérez, Reynaldo García Blanco se gana el Casa, León Estrada sigue siendo ese grande y Claro Oscar Cruz, pero no es solo eso; es que estoy en un  municipio, lejano de todo, y me dirán que  Eduard Encina, pero ese es otro cuento, digamos mejor, otro poema.

En fin quiero escribir esa novela y cuando ya pueda ganarme un premio importante, que me entreviste Magda Resik con esa voz encantadora, y estar en Escriba y lea , La gaceta , El Caimán, quien sabe si en Granma y que me paguen 3000 CUC.

Todo es con el hombrecito de la caja de fósforos, sin irme de mi oficina , sin irme de este lugar , pero hay un par de cosas.

¿Quièn realmente lee?  Si aspiro a lectores latinoamericanos, tendría que decir que hay unos 40 millones de analfabetos según cifras de la Unesco, se dice que  el 8% de las personas de 15 años o más se declaran incapaces de leer y escribir un recado. Claro son 625 millones de posibles lectores, ah , habría que  contar los otros idiomas, aunque la verdad también quisiera que me tradujeran como a Padura o a Abilio Estévez , al fin y al cabo también sería mío el reino.

Bueno , pero se pierden  millones de lectores por analfabetismo y además, cuando entre a colocar mi novela sobre el pequeño hombre en su caja de fósforo, el hombre de testosterona y falo prominente que domina hasta a La OEA, entonces encontrarìa otros problemas. ¿Cómo me promociono en Cuba? si el pequeño de Liliput no habla de la basura del país, si no dice que un policía se le pone detrás con la verga erguida a la presidente de los CDR, o si en zona contraria no cita a un héroe, entonces no habría promoción. No podría tener más lectores potenciales en mi isla y eso es complejo, difícil, casi temeroso.

El propio Eduard Encina se quejaba hace muy poco en su blog, la promoción es mala , la feria se ha convertido, según el autor, en algo que denigra en cierto punto, no hay promoción del escritor y su obra sino más bien un despliegue informativo sobre la cantidad de lectores y eso también va contra mí, contra el enano en su caja de fósforos.

Dicen  que cada vez se lee menos, el mismísimo Harold Bloom, ese gurù insoportable ha dicho: ¨la lectura “cuidadosa y escrupulosa, desinteresada” es un arte que agoniza¨. Hay quien afirma que no lee una novela completa, y se dice que los nuevos lectores andan en las pantallas de internet que es solo hora de best sellers y de  los blockbusters.

Sumemos a lo dicho que  cada vez se crean más multicines, más series, se hace más pop y la gente tiene menos tiempo, aún así yo escribo y le pido a ustedes que escriban y no sean mojigatos, no teman; digan sus amargas verdades, escríbalas con la sangre, con el sexo, con las sienes; aunque no vengan a escuchar, aunque los dejen solos, aunque no vayan al programa de Amaury Pérez o ganen el Casa o tengan encima una Cruz, escriban. Es lo más importante, el lector , ya vendrá o no. Terminen la novela de ese hombre de Liliput.

1.(2014, diciembre 9). Harold Bloom: “Todos los días recibo correos con el mismo lamento …. Se recuperó el abril 22, 2017 de http://cultura.elpais.com/cultura/2014/12/08/actualidad/1418055903_266402.html

Hasta que se seque el reggaetòn

de niño los viejos me compraron un Porfiao./véase un muñeco vacío de lenguaje, que lleva/ el contrapeso en la base y que golpeado con/fuerza hacia cualquier dirección, siempre/termina por estar derecho.

Oscar Cruz

maxresdefault

Por mucho intento de aplastar al reggaeton este sube, más de15 años y ahí está indómito, como los insectos, sobrevive. Raquel Z Rivera lo alertaba. No tiene muerte segura el género, por mucho que se avizorara su desaparición ahí le tenemos, como el porfiao.

Se dice que es la única música luego del mambo que ha hecho un verdadero crossover, se ha instalado en varias lenguas, varias naciones culturales y sigue. La Gasolina de Daddy Yankee fue el detonante, era 2004 y el reggaetón asomó el rostro y ahí está, tan visible.

El reggaetón parece ser un género transnacional, se suman Panamá Puerto  y Rico como padres de la criatura, pero las esencias jamaiquinas y norteamericanas son evidentes. Cuba lo asumió por el oriente cubano, dicen especialistas. Candyman aparece como el hombre que lo lleva a la capital cubana, lo coloca en los bici taxis, pasa a las fiestas adolescentes y de ahí a todo sitio imaginable.

Como a la timba al reggaetón se le marca como agresivo contra la mujer, marginal, obsceno y tantos otros calificativos y aun cuando sea cierto la música no es causa sino necesidad de un grupo que se siente representado. No hay reggaetón porque lo auspicia ninguna institución sino la gente misma.

Se habla de un pánico moral y es comprensible, el desdén de los reggaetoneros por las normas se hace explícito en sus presentaciones, sus maneras: hablan de sexo , dinero y fama. En el lenguaje del barrio porque así es la cuadra, así andan los muchachos, así pintan su realidad.

Otros cambian el lenguaje para tratar de lograr apoyo institucional que pocos han logrado, mientras algunos muy controvertidos reggaetoneros entran en certámenes de rango internacional.

Coincido con Joaquín Borges Triana en que prohibir no trae orden sino entronización de lo proscrito, además como diría Rufo caballero: ¨ Nos pasamos la vida tratando de detectar dónde está lo vulgar en la cultura popular. Lo vulgar, lo escatológico, el límite, los bordes, son partes naturales de la cultura¨.

Por más que echemos al reggaetón a un lado, vuelve, como el porfiao, se coloca en la cabeza quieras o no. Se  ha dicho que los ¨menos cultos¨ están seguros de cuánto quieren, mientras los medianamente ¨ informados y educados dudan. Emilio Ichikawa dijo alguna vez que de la enajenación se sale pero de la obscenidad no.

Yo me reúno en el parque con los muchachos y me sorprendo con ellos, prefiero a Serrat o a Spinetta, siento que mi verdad la dijeron ya los Habana Abierta pero les escucho a estos reggaetoneros que se debaten entre ser aceite o agua, tener o no tener y sin apoyo alguno hacen sus proyectos, lo lanzan a las redes y tienen su público.

Hoy  apuntan a ser la nueva música bailable cubana. Sin remedio, ahí está el reggaetón nos guste o no su espuma. Eso sí, cuando hablo con los muchachos me doy cuenta de que no hay en ellos mucho de lo dado en el aula, en los medios, en las revistas nuestras tan elitistas.

Es tema cuasi manido, pero las posturas siguen, se insinúan prohibiciones sin entender y los reggaetoneros parecen repetir aquello de Oscar Cruz: ¨si quieres comprobar cómo me enderezo/ golpea mi cabeza.¨

Leer a Cuba en las “Cartas de una madre”

cartasEn el 1992 conocí a un hombre que no tenía para el almuerzo y  se comió  a su perro. Eran  años sin comida, sin medicina, sin libros  donde un radio podía ser  el único acompañante.

Juan Carlos Roque García no ha encontrado un carnívoro sino lo contrario, una historia de amor, una saga que vale la pena tener entre los textos queridos. Ha encontrado un radio, una madre en la Cuba de los noventa, un hijo que se larga tras su deseo, su destino y con la patria dentro.

El radio es quien inicia todo, Cuba, lo dice el libro es una de las naciones que más cartas enviaba a la emisora mundial de Holanda. Lo sabe Roque, un periodista que por 18 años hizo allí su trabajo y, día tras día, leía las necesidades, las añoranzas de gente que desde miles kilómetros emite esas misivas. Olga Villegas vive en La Habana, tiene el televisor roto. Pocas veces llega el agua a su apartamento en La Habana Vieja, está sola, uno de sus dos hijos fue a exponer fuera y decidió radicarse después en Estados Unidos.

Un radio soviético es la única compañía de esta mujer octogenaria; por eso busca, en medio de los apagones, la luz que le trae su radio y domingo tras domingo escribe cartas a Frank León, su hijo. En ellas la mujer describe su existencia, su relación con los amigos y los de Frank, el modo en que el país vive la más temible crisis imaginable.

“Cartas de una madre” logra agrupar varias esencias de Cuba: la emigración, el periodo especial, la relación madre – hijo, la radio.

En el texto se pueden encontrar las vivencias de momentos fundamentales de Cuba como el 10 de junio de 2012 con la ratificación mediante plebiscito del contenido socialista de la Constitución de la República de Cuba, la aparición de la Neuritis o el ascenso de Roberto Robaina a ministro de Relaciones Exteriores.

Los grandes acontecimientos sumados a la vida de Olga y su hijo: exposiciones de él, carencias y trámites imposibles de ella, la lejanía, el dolor, la imposibilidad de encontrarse y en medio de todo la radio. El periodista que logra unir a esa familia atravesada por la circunstancia, el agua y la historia.

Son poco más de 300 páginas con cartas de una mujer de 84 años a su hijo que vive en la orilla opuesta, son los abrazos imposibles nacidos en la tierra de Félix B Caignet, un radio Selena y la idea de no regresar que tiene un hijo.

Son misivas de una madre cubana escritas desde La Habana vieja y en pleno periodo especial. Trazas de pena y amor, de dolor y esperanza. Un libro para entender un país con su gran historia, sus errores y sus aciertos, pero no con la frialdad de un acumulador de datos. Es la vida escrita por Olga Villegas, una mujer que jamás perdió la fe y pudo reencontrarse con su hijo a través de las letras y de la radio.

Entre La Habana y Santiago existe disparidad

Jorgito

¿Què nos ha venido pasando con la trova y los trovadores más jóvenes en Santiago de Cuba? Pocos locales han traspasado el umbral y han colocado sus guitarras desde su misma  ciudad. Algunos como José Nicolás, incluso, murieron fuera de la isla. El polémico Donato Poveda se asentó muy joven en la capital y en los últimos años, poco pasa.

Rubén Lester graba discos que no se distribuyen, Felipòn hace mutis, solo Adriana Assef parece querer entonar en serio pero igual queda murmullo y poco más. Para colmo Eduardo Sosa y William Vivanco han quedado silenciados por una ola incomprensible, o al menos no aclarada por nuestras disqueras. Debe ser por eso que los más jóvenes siguen intentando a su modo.

Jorge Noel Batista  nacido el 14 de julio de 1991 decidió dejar su Santiago de Cuba natal y probar suerte en la Habana. En poco tiempo ha sido tresero de Ray Fernández, ha acompañado y grabado con Raúl Torres y William Vivanco y consolida el sonido de un tres que tuvo que comenzar a usar en la capital casi como una salvación y al mismo tiempo como parte de su alma oriental.

Recientemente el joven volvió a Songo – La Maya  para grabar una conga, varias llamadas le bastaron para notar que la mayoría de los ejecutores de ese género estaban en el Festival del Caribe y se fue a la Ciudad.

En poco tiempo dio con Ricardo del Llano y su Ricachà estudio y entraron a grabar entre otros, miembros de la Conga de los Hoyos. Horas después el trovador estaba en la capital cubana, le pregunté aun en su lugar de nacimiento  porque irse y la respuesta era casi obvia

¨La Habana porque ahí está todo, ¨, me dijo ¨ los medios de comunicación, posibilidades reales de promoción. Desgraciadamente en Santiago no hay esas condiciones¨

El joven trovador ha tenido que saltar entre sonidos para sustentarse, desde tocar en peñas de amigos hasta formar parte de grupos soneros en Centro Habana, sin embargo Santiago de Cuba sigue siendo esencia para él.

¨Siempre quisiera volver¨, dice, ¨Estoy allá y siento el sonido del monte, la gente no se da cuenta , pero en La Habana con todo lo de la ciudad uno siente deseos de volver al monte, además la cultura santiaguera es única, por eso estoy aquí para grabar una conga santiaguera que pocos lo entienden. ¨

El joven trovador vino a su cuna, encontró el sonido y partió a la capital. Pronto volverá a distribuir la conga y grabar otros temas, pero como otros también se ha llevado su guitarra a occidente, esperemos suene bien y el silencio no le acoja, como a otros excelentes trovadores de la tierra de Pepe Sánchez, Miguel Matamoros y Sindo Garay.

Escuchar a Kamankola Antes que lo prohíban

13458791_10208191941707750_4821149520469106524_o.jpgDescuartiza el país, ponle tu savia, tu amor y reármalo. Pon todas esas palabras en la guitarra y desanda; eso parece hacer Jorgito kamankola. Con ese nombre barrial, con esa facha de rasta en la mirilla este tipo desgarbado sorprende, atolondra, seduce verso a verso.

Si no le creíste a Sugar Hill Gang o a Silvio quizá no le entiendas, porque este muchacho pone el nervio en la acera. Uno suspira muy hondo sus títulos y siente la grasa de la ciudad, el humo de la ciudad, las putas de la ciudad, la mierda, la miel, la mordida, el sudor y claro está las lágrimas.

Si la Nueva trova estaba cansada, moribunda en algunos platos este muchacho da un giro y muestra una posible tabla, un pasillo a donde llegarle a los de 20 o menos.

Aquí uno podría encontrarse la discordia de quienes afirman que tal cosa no existe ya, que se murió la Nueva Trova y yo no lo creo, primero los fundadores están vivos en su mayoría y siguen con los mismos presupuestos estéticos que les veo a estos muchachos como Jorgito kamankola , claro, este rastamilenial canta en su momento, como su momento.

Pero el asunto podría ir más allá porque este muchacho, ¿qué es? ¿Un trovador que rapea sus textos o un rapero con guitarra? Es de las dos cosas y ninguna, pero sin dudas atravesarse por una guitarra impone en Cuba esa esencia que viene de Sindo a Silvio.

Pues Jorge Lian o, como se hace llamar, Jorgito kamankola, nacido en el Cerro, ex utilero de Aceituna sin hueso tiene grabado un CD titulado Antes que lo prohíban, un disco en el que se escucha además a EME Alfonso y Samuel Águila, un fonograma de 2013 que pudo reproducir gracias a un Crowdfunding y que lo ha presentado en muchas partes. Yo le he sentido descuartizar el país, ponerle su savia, su amor y rearmarlo en la guitarra y me ha parecido hermoso, por eso escribo, porque creo debemos asomarnos a este muchacho que canta Conectado y respirando. Escuchémoslo que quiere comprarle un suspiro a la Habana, vamos, Antes que lo prohíban.

La Dama Blanca

csm_DAME_1_B150_a9aa9c3b8b

En una entrevista que le hice a José Luis Cortés,  El Tosco,  se asombra porque unos muchachos no sabían quién fue Benny Moré, sin embargo, algunos músicos de hoy dejan latir lo añoso en su discurso aun cuando opinan, sienten y piensan diferente, quizá por eso la hija de Aguaje Ramos: Yaite Ramos Rodríguez hace rap, reggae, música urbana y se hace llamar La Dame Blanche.

Esta flautista pinareña tiene dos discos “ Piratas” y “ 2” y se defiende en escena de manera vertiginosa, solo hay que poner su nombre en Youtube y llega ,Hay en ella una etapa más tradicional con el Nombre de Yaite Ramos y una que rompe esquemas, o quizá entra a otros más de hoy.

Esta negra llamada Dama Blanca, compone , se desenvuelve como raper, toca la flauta y se echa sobre sus hombros un sonido de hoy arropado con las tradiciones que le llegan desde el mismísimo trombonista Jesús Aguaje Ramos o incluso de Mayito Rivera quien se cuenta en su propia familia.

Graduada del Isa la Dame Blanche pudo ser una flautista clásica pero prefirió el sonido de su tiempo, según ha dicho enciende vela en el escenario y le gusta contar las historias de su Pinar del Río natal, por ahí va su disco “2” que promueve este 2016. La Dame Blanche, esa negra cubana radicada en París hija de sonero con sonido urbano. Otra de esas cubanas que uno debería escuchar.