5433-fotografia-g

Nadie mató a Martí ni ha de matarlo nunca, ese hombre nace a diario, porque es pionero en todo lo alto y fulmina aun al enemigo pueril de aldea leve.

Periodista, diplomático, político, traductor, poeta, narrador, padre, gran hijo, humanista, filósofo, amador, crítico. Hombre con todas las letras que trasciende su tiempo, el tiempo. “Mi hermano queridísimo. Ya puedo escribir, ya puedo decir con qué ternura y agradecimiento lo quiero”. Subrayaba el 18 de mayo, cuando la muerte azarosa ya le asechaba. ¿Qué importaba a este hombre de pluma ágil, idea alta, casi milagrosa?: La patria y sus hijos, la vergüenza de tantos años de dolor y espanto.

Preso a los 16 años, deportado sin apenas cumplir los 20, agudo ya en su pensamiento “Mírame madre¨, había escrito ante la prisión,¨ y por tu amor, no llores si esclavo de mi edad y mis doctrinas tu mártir corazón llené de espinas”.

Iluminado quizá por cuanto arde , ya en España Martí escribe su Presidio Político en Cuba, entra en polémicas ,estalla ante el fusilamiento de los estudiantes de medicina, estudia a Krause , viaja a París conoce a Víctor Hugo, se hace el gran intelectual y parte a lo alto.

Su vida llena de cúspides literarias: Ismaelillo, Versos Sencillos o el modernismo todo que luego seguirían Rubén Darío o Julián Del Casal. Creador de periódicos como Patria o la revista La Edad de Oro, genio aglutinador de los criollos, creador del Partido Revolucionario Cubano, así con una vista intensa , profunda , particular Martí se encuentra donde el Contramaestre y el Cauto se unen para ir al mar y luego de tres balazos parte a lo eterno.

Era 19 y mayo, unas horas después del mediodía cuando la muerte se asomó a la vida de José Martí , cuentan que se repartieron su pañuelo y su revolver, que fue sepultado bajo un soldado español y en tierra viva , que luego fue trasladado a Santiago de Cuba donde encontraría reposo absoluto solo en 1951. 19 y mayo y trataron de apagar la más grande luz de todos los cubanos. 19 y mayo y el hombre eterno crecía ante las balas. 19 de mayo y maestro aún seguimos escuchando tu palabra.

Gracias José Martí porque en esta hora. Cuba te tiene a sabiendas de  que tampoco son tiempos para acostarse con el pañuelo en la cabeza, pero sin cultivar cardo ni oruga, sino una rosa blanca, para ser, si es que hace falta, arte entre las artes o monte entre los montes.

Guardar