Archive for 29 octubre 2013

Obsesión bloqueo musical y otras verdades

Dúo Obsesión

Dúo Obsesión


¿A dónde llegaría la música cubana sin las trabas que le imponen las actuales leyes? ¿Cómo funciona la música nuestra fuera de la isla? Son preguntas difíciles de responder. Alexey Rodríguez Mola se atreve a analizar los hechos. Este hombre, miembro junto a su esposa, Magia López, del dúo Obsesión es, sin dudas, una de las figuras cimeras del hip hop en Cuba, le damos la palabra:

Alexey Rodríguez: Nosotros realmente, no te puedo decir que no hayamos tenido éxito fuera de Cuba .Hace dos días que volvimos de los Estados Unidos donde vistamos Washington DC, Nueva Orleans, Boston, San Diego…fue una gira bastante extensa por Estados Unidos y fuimos bien acogidos, claro nosotros no somos del mainstream y vamos a universidades, centros comunitarios, escuelas y ahí pasamos la información, no solo nuestra sino también la de Cuba como realidad.

Me parece que nuestras canciones son un espejo de la realidad cubana y mira si no tenemos la verdad al menos llevamos la nuestra, y esa es nuestra misión, repartir por donde quiera que vamos esa Cuba que sentimos y mira donde quiera que vamos sentimos la necesidad que hay de música cubana.

La Cuba musical fuera de la isla

A R. Yo pienso que hay muy poca propuesta cubana en el exterior y te digo que si de Cuba hay una invasión de música para el mundo, nos adueñamos de buena parte con tremendo swing, porque hay mucha música buena acá, y también está eso de las grandes disqueras, aquí las disqueras son muy limitadas y está el bloqueo.

¿El bloqueo?

A R. Uno nace bajo el bloqueo, a veces hay quien lo niega, que dice siente que no existe; mira, uno que ha viajado puede sentir hasta qué punto ha afectado el bloqueo a nuestro país. Culturalmente el bloqueo afecta muchísimo.

Todos sabemos que Estados Unidos importantísimo para abrirse las puertas ante el mundo y ¿Dónde nace el bloqueo? Nace de ahí mismo y bueno hay muchas disqueras, gente interesada en tener contrato fijo con grupos cubanos y se ve muy limitado porque el gobierno no permite que haya ese tipo de contrato.

Miami

A R. Hay que tener en cuenta que Estados unidos es una cosa y la presión de Miami es otra, a Miami yo lo veo en ese sentido como un ombligo, porque está la presión que se ejerce desde todo el país y la de este mundillo de Miami que es muy fuerte y mira, yo pienso que a pesar de lo que digan muchos la actitud, por ejemplo del Manolín el Médico de la Salsa es muy buena, digna, es como: ¨Me siento mal allá voy pa´ Cuba¨.

Yo acabo de ver allá que mucha gente no vuelve pa que no digan nada y me parece que es tremenda bobería. Hay una crisis internacional que es muy dura, mira el ejemplo este de Gentrificación. Ese desplazamiento causado por la gente rica que compra los sitios de los pobres y se van entonces esta genta a la periferia, ha pasado en Brooklyn y otros lugares en Estados Unidos.

Gente que vuelve

A R. Créeme que han vuelto unos cuantos y muchos van a volver, yo lo siento, más allá de la situación personal, lo veo como una reivindicación de la cultura nacional.

Anuncios

Murió Oscar Hijuelos

Oscar Hijuelos

Oscar Hijuelos

La diáspora cubana muchas veces nos llena de pesar profundo, se mueren los pejes gordos y uno ni sabe, visitan la ciudad verbal o real y se entera ya cuando el viento deshace el remolino y quedan solo algunas voces sin mucho sabor, tan descoloridas ya.

Ahora ha sido Oscar Hijuelos quien murió  a los 62 años, di que se desplomó en plena cancha de tenis y quedó tendido eternamente.

Aquí me llegó hace un par de años de mano de Jorge Cobas, un poeta de Songo – La Maya, su novela “Los reyes del mambo cantan canciones de amor, tenía las tapas carcomidas del manoseo. Era; es una obra dividida en dos caras como un disco negro, un texto sólido como pocos que habla sobre dos hermanos de apellido Castillo quienes sobrevivían en medio del furor de la música en Nueva York en los años 50.

Nunca olvido cuánto reí cuando al descubrir que aquellos hermanos robaban en un cárnico los bistecs que luego repartían a sus amigos; claro y disfruté también de toda aquella historia tremenda de Hijuelos, un hijo de Cubanos que nació en Manhattan por el año 51.

Aun cuando The new York Times se empeñe en recordar aquello de que (He) “was said to have been more American-Cuban than Cuban-American, o sea que era más americano cubano que lo contrario, a mí que he vivido todos mis años en esta isla y quien leyó su principal obra me da el olor tremendo de la cubanía en sus letras.
portada-reyes-mambo-tocan-canciones-amor_grande

Y no porque se le considere el hombre que luego de 150 años haya puesto en medio de la literatura del norte el sabor cubano o porque se nombre como el más importante entre los escritores hispanos en Estados Unidos o sea el primer latino en ganar el Premio Pulitzer de Literatura.

No, lo siento mío, nuestro, de Cuba como me pasa con Cristina García o Sandra Cisneros, Julia Álvarez o José Kózer, Uva de Aragón o Achy Obejas o todos esos grandes hombres y mujeres que allende los mares, y muchas veces con un pensamiento totalmente antagónico al mío logran que nos encontremos en cada letra teniendo por medio nada más su talento y mi sed de lector.

Por eso cuando el sábado 12 de octubre de 2013  Oscar Hijuelos quedaba tendido por siempre en medio de un partido de tenis, este humilde lector suyo en su añosa computadora y con una conexión horrible con el siglo que nos toca, sintió el dolor de quien pierde a otro de los suyos, el hombre que nos enseñó que “Los reyes del mambo tocan canciones de amor” y en el caso de este cubano nacido en el norte, son canciones muy buenas.

Desde este humilde sitio le decimos adiós a Oscar Hijuelos.

Llegó el paquete

Toshiva-Disco-Extraible-500-Gb
“Llegó el paquete”, esa no es una frase más, ni se refiere a un bulto que atraviesa el Caribe desde Venezuela, serpentea desde La Florida o traspasa los correos con todas las súbitas pérdidas desde Camagüey. No, el paquete es digital, cuesta unos 50 pesos cubanos (CUP) y trae de todo.

A esta zona oriental de la isla (Santiago de Cuba) llega una vez por semana. El martes una mano misteriosa lo deja en algunos hogares y luego pasa a los vendedores de discos y a la puerta de casa. Ahí van desde las telenovelas trasmitidas por la televisión cubana, series de moda o shows de televisoras de Miami.

En el paquete entra además el deporte, los juegos de fútbol que el fin de semana “estrena” la TV cubana ya pasan en los paquetes hechos por una mano anónima y prodigiosa en algún lugar de isla cuyo nombre no logro encontrar. Ahí la suerte de Guillermo Rigondeaux frente a Nonito Donaire, el fin macabro de Manny «Pac-Man» Pacquiao, la carrera interminable de Floyd Mayweather, Jr.

Guillermo Rigondeaux  frente a Nonito Donaire

Guillermo Rigondeaux frente a Nonito Donaire

Ciertamente, esta nueva manera de distribuir productos comunicativos revoluciona el consumo y la comunicación misma, es indetenible, desde teleseries al estilo de “Héroes” , “24 Horas” o ” Los Sopranos” hasta un paquete de drivers para actualizar cualquiera de los sistemas operativos en funcionamiento hoy.

A ello se suman los shows del sur de la Florida , documentales, recetas de cocina, libros digitales, las películas de estreno, enciclopedias, artículos ordenados por temas y bajados desde diferentes sitios de la web, animados, y claro está , música que puede ir desde Lady Gaga a Niuver Navarro, pasando por Miriam Ramos y hasta Seteve Wonder o Los Mojados. No hay distinción.

Los ojos de los telespectadores ya se burlan de los culebrones trasmitidos por los canales cubanos y se colocan a la hora escogida con videos HD y hasta en 3D porque en los paquetes también llegan software y hasta maneras de hacerse unas gafas.
Por estos días una de las novelas de turno “Avenida Brasil” es vista en el horario que quiera el receptor, si tiene acceso al paquete o a alguien cercano a él, porque ha sido filtrada capítulo por capítulo; cuando la telenovela no llega aun a los 20 episodios trasmitidos ya hay quien la vio íntegra y se lanza a otro culebrón.
col_4300
Del otro lado, en la oferta “oficial” una radio que se niega a actualizar del todo sus fichas rígidas y programas que tienen hasta 60 años, interactividad casi nula, un periodismo que se parece más a quienes prefieren algunos que a quienes somos y una tv todavía por replantearse.

Vi un poco de luz en el concurso de radio joven Antonio Lloga, los muchachos con 22 o 23 años teorizaban sobre la nueva radio posible, pero el paquete gana la pelea, se va imponiendo, mientras en plena sierra, cualquier joven en su caballito criollo escucha a Adele en un mp3 o un ipod y cuando llega a casa se dispara a la tal María Polo y se traga el cuento de la justicia Made in USA de manera olímpica, en estos tiempos de tanta información y libertinaje en los consumos, seguimos sin que le sepamos dar todavía una opción que lo libre de todo mal o todo bien, depende de cómo venga el paquete.

El Camino soneado del Septeto Santiaguero

Septeto Santiaguero

Septeto Santiaguero

Los musicólogos reparten al origen del son en todo el oriente cubano, lo disuelven, y no falta quien anuncie incluso suco sucos primarios y otros asuntos como el entierro definitivo de Micaela Ginés, Pascual de Ochoa y aquellos horros que según Carpentier escribieran el Son de la Mateodora. Lo cierto es que el son siempre, o casi siempre, sabe a SANTIAGUERO.

El siglo XX abrió y cerró con son, se dice que ya por el 1909 el género había tomado forma y conquistaba occidente y a finales del milenio ocurrió que el Buena Vista Social Club, con varios santiagueros en la nómina, citemos, por ejemplo a Compay Segundo, Ibrahim Ferrer y Eliades Ochoa, esparció el son por el mundo y situó a la isla en el mapa mercantil, que palabra tediosa, de la música internacional.

Ahora sorprende EL SEPTETO SANTIAGUERO, los muchachos de Fernando Dewar, que a base de son hecho desde SANTIAGO irrumpen en el panorama musical internacional a golpe de talento, sin otras herramientas.

Estos muchachos nacen de un furor abierto por Juan de Marcos y sus ideas, ya nadie puede dudar cuanto dejó Sierra Maestra y luego el citado Buena Vista Social Club e incluso Afro Cuban All Stars. El panorama musical, sobre todo de los noventa, se vio reflejado en ciertos mercados: Irakere, Van Van, Adalberto Álvarez y posteriormente la timba hacían mella en el muro y como decíamos el Buena Vista… abrió la gran puerta, entonces vino una ola de sextetos, septetos, y hasta octetos y, mire usted, septetos con trombón incluido o tumbadoras como El SANTIAGUERO.

Algunas de estas agrupaciones como Los Jóvenes Clásicos del Son, por cierto con nómina bastante SANTIAGUERA llegaron a instalarse en el gusto musical de la isla, aquello de “No pueden parar”, del SANTIAGUERO José Nicolás fue un verdadero hit, pero en Santiago apretó fila una lista de agrupaciones entre las que se incluían: Matamoroson, Son de Buena Fe, El Septeto Turquino y el que, nadie lo duda ha logrado mejor impacto: EL SEPTETO SANTIAGUERO.
Buena+Vista+Social+Club+buenavistasocialclubalbumcover

En otras partes había que hablar de Traje Nuevo o la Octava Pesadilla, entre otros ensambles quienes son en ristre trataron de abrir paso, pero el SANTIAGUERO, tiene la fórmula. No hay dudas. Los muchachos de Dewar, le dan la vuelta al planeta con sones que apuestan, sobre todo, por el trabajo de jóvenes compositores e incorporando elementos del conjunto y hasta la estudiantina.

Para suerte de todos, en los discos suyos, aparecen invitados e influencias que llegan incluso a un Rubén Blades, Oscar de León y hasta Don Cheo Feliciano. Cuentan junto a su disquera Picap dos nominaciones al Grammy Latino y no paran de trabajar, se les escucha lo mismo en Songo- La Maya que Finkenstein. Fueron premiados en Cubadisco por el fonograma “Vamos Pa’ la Fiesta” y, tienen como plan hacer un disco con jóvenes talentos.

No creo que tengan la difusión que merecen en Cuba, tampoco la tuvo el Buena Vista Social Club, pero se siguen haciendo camino, el largo camino a SANTIAGO.

Guardar

Con Silvio, Sosa y Robertico Carcassés en el mismo verso

silvio_13433-L0x0
Lo he dicho con orgullo varias veces, Silvio Rodríguez canta un verso que escribí en Alto Songo.
Debo haber escrito aquello en noviembre de 2001, Las Torres luego se desplomaban con todo el peso del siglo rematado con guerras y demonios y yo soñaba canciones en la tierra de Eliades Ochoa.

En ese tiempo escribí un largo poema que comenzaba diciendo:” Era miel en la paz de los domingos”, lo demás ni lo recuerdo, pero ese verso; esas ocho palabras se instalaron en la memoria de Eduardo Sosa y el gordo, sin dudar nada volvió hasta el mismísimo Alto Songo y en la casa de una muchacha que a la sazón llevaba Borges de apellido me disparó una canción maravillosa donde mi verso se dejaba escuchar como si nunca hubiese tenido otras palabras para la compañía, ninguna otra voz para decirlo.

No lo dudé. “Es tuyo el verso”: le dije, y en poco tiempo ya la disquera Colibrí había grabado la canción en un disco que le hiciera a ese amigo de tantos años.

Eduardo Sosa

Eduardo Sosa

La sorpresa fue que no solo Sosa interpretaba aquella maravilla con aires de trova tradicional. Silvio Rodríguez también cantó en ese disco y escuché emocionado que el hombre que me dijera hace mucho: “el sueño se hace a mano y sin permiso”, decía ahora que “era miel en la paz de los domingos”.

No he conocido a Silvio personalmente, a Pablo lo vi en su estudio en los años noventa, nos saludamos como lo que éramos un extraño ante la maravilla, a Noel lo tengo en sus canciones, de ellos solo a Sarah la entrevisté.

Sin embargo, este contacto leve con Silvio, el hecho de que este hombre cante un verso que escribí en Alto Songo, muerto ya el siglo veinte, rematado por guerras y carroñeros me hace feliz porque Silvio nos ha acompañado a muchos, en el dolor y el amor, en la maravilla y en la muerte.

Mi padre que fue aventurero, electricista y fumador, siempre lo mimaba y tarareaba aquello de la mujer que venía con unas tijeras a cortarle la virilidad, o repetía aquello de: “En el espejo veo al viejo loco que cada día piensa que es su día”.
A mi me ha tocado crecer diciendo óleos a mujeres que se pierden, boleros para habaneras, cantarle a fantasmas que fusilé en balcones citado quizá por la voz blanca y pequeña con que Silvio cita la maravilla.

Ahora que muchos quieren negar la obra de este grande de la canción hispana, a ese cubano de palabra exacta, yo prefiero mostrar orgullo porque de unas sílabas que logré armar en Alto Songo surgió una canción que cantó Silvio junto a Eduardo Sosa. “Era miel”, se llama el tema que por cierto arregla y acompaña con su piano el insuperable Robertico Carcassés. Debe ser cierto. “El sueño se hace a mano y sin permiso”.
Roberto Carcassés y Silvio Rodríguez

Donde se habla de Interactivo, William Vivanco y hasta un Charleston

1235156_1446554478902909_1820206399_n
Aun luego del affaire Robertico, de toda aquella maroma de querer y no querer puede que Interactivo coja rumbo norte próximamente y quizá con él William Vivanco. No tengo todo el dato pero Interactivo tiene la manía de reformarse y si ya no cuentan con Yusa de manera estable, cuando esa negra talentosa trepa desde el sur se le abre la puerta, y lo mismo pasa con Vivanco quien hace un tiempo fuera pieza clave del ensamble comandado por Carcassés.

Mientras tanto La vida sigue igual en Cuba y si dices “Quiero… ”Puede que alguno se ría de manera suspicaz pero los que seguimos a Interactivo, y la verdad vale aquello de “somos muchos, somos pocos, somos 100”, quedamos un poco al lado del camino silbando con Varela: “lo que hoy es luz, mañana es sombra” y mirando cómo se puede politizar la azucarera.

Y hablando de música, El Cimarrón (Vivanco) se ha movido a México, allí ha anclado por largos días y en condiciones bastante favorables le da forma a lo que podría ser su cuarto disco. Con algunas piezas conocidas Vivanco sigue apostando por lo que se conoce como world music y va desde la samba al rap, sin obviar la canción y otra vez coqueteando con el reagguea y ahora hasta apostando por el charleston.

Entre los títulos se manejan: “ Mosambisamba de verano”, “Tu danzón, Fábula mariposa”, “Ríos que no vuelven” , “Samba de los cotuntos”, “La catedral y su ángel”, “Carabela”, “En la alta sociedad”, “Naguito de San Pedrito”, “Un charleston”, “La flor de mi jardín”, “Azucena y girasoles”, y “Mr God”. Hasta donde sé podía invitarse a un grupo de reagguea mejicano y ya están grabadas todas las piezas mencionadas aquí.

De paso por casa de Vivanco hace un tiempo supe de la intensión de trabajar en alguna pieza junto al Septeto Santiaguero, el ensamble de Fernando Dewar que poco a poco se va convirtiendo en una suerte de gurú del son más joven apostando, quién lo iba a decir, por creaciones novedosas y no por el repertorio de rigor en los hoteles cubanos.

En Fin William Vivanco tiene en sus manos nuevo material, pero no como promesa sino ya sonante y presto a encontrar camino, ya veremos qué disquera arremete y cómo nos llega esa música, por lo pronto ya sabemos que hay “Catedral y su ángel”, “Samba para de los cotuntos” y hasta “Un charleston”.