La música que tuve en las Romerías

Liuba y Sosa cantan En Falso de Graciano Gómez y Gustavo Sánchez Galarraga

Corría mayo, sin aguaceros, y Holguín se abrió con sus afamadas Romerías, la más entrañable de las fiestas, al decir de Liuba María Hevia, y lo más grande de la vida, según Kelvis Ochoa. Lo cierto es que es una sucesión de música absoluta, envidiable.

Los organizadores de las Romerías cuentan en su evento con una representación extensa, ya no solo de tendencias, sino de edades y lugares; tanto así que las figuras salen para brindar cupo a otras. Desde el rock and roll de Switch (Artemisa), una banda que sobrevive a los estertores de la aparentemente insostenible industria musical cubana, hasta las trovadoras de Motivos personales (Ciego de Ávila).

Cimafunk fue otro de los presentes en las Romerías

Existe en las Romerías una sumatoria de talentos que no sé hasta qué punto existirá en algún otro evento cubano. Es imposible abarcar todo lo que allí ocurre con una sola vida; habría que tener una existencia cuántica para poder ir de un concierto de Ramón Valle, a los talleres sobre Industria musical dentro del sector creativo y no perderse, además, las presentaciones de Cimafunk, Fernando Cabrejas o Marta Campos.

De Jazz y otros asuntos

Ramón Valle fue el invitado especial para celebrar los 80 años del Teatro Eddy Suñol. El pianista, holguinero por cierto, sedujo con su presentación del 3 de mayo acompañado  por la Sinfónica de Holguín, y sorprendió a muchos con una defensa sostenida del reguetón, que se entiende porque, al fin y al cabo, el pianista dice no encasillarse, más bien se define como una suerte de camaleón.

Jazz hubo y del bueno en esta  edición 26 de Romerías, y no solo por Valle. Por ahí pudo verse y escucharse a muy destacados artistas como Alejandro Falcón o Rolando Luna, y locales y extranjeros como la Jazz Band del Conservatorio de Música José María Osorio que abrió el evento jazz en Romerías, y el pianista Jairo Andrés Rodríguez, de Chile.  A lo dicho, sumemos las clases magistrales de Giraldo Piloto.

Traba son

Liube María Hevia y Eduardo Sosa

Destrabar la trova, un espacio que lideró el cantautor Eduardo Sosa, es uno de esos encuentros realmente memorables. Casi cada tarde, a las tres, el cantor trató de tener junto a sí a otro de su estirpe que le contara vida y obra y, junto a la guitarra, cantara o hiciera dúo.

La presentación junto a Liuba María Hevia sufrió algunos desajustes técnicos, que por suerte Sosa y Liuba supieron remontar a base de interpretaciones y buena vibra. Liuba contó su gusto por la ciudad, un gran amor holguinero, y cantó temas entrañables como Luna del 64, además de entonar junto a Sosa En falso de Graciano Gómez y Gustavo Sánchez Galarraga, una interpretación que la mayoría agradeció.

Destrabar la trova ocurrió en el Club Siboney. En este lugar Ediciones la Luz presentó el libro Luna del 64, como la canción ya citada. Un cancionero con obras de Hevia.

Marta Campos

El espacio de Eduardo Sosa, esta vez, tuvo un segundo momento de mejor técnica y diálogo intenso con Marta Campos, una mujer que tuvo tiempo de altura junto a José Antonio Quesada, apegada al son, de una alegría sostenida que ella sabe llevar a su público de manera casi mágica.

Con Jorgito Kamankola

Desafortunadamente se sintieron  las ausencias de Frank Delgado y Ray Fernández, pero tuvimos la suerte de contar cada tarde con trovadores jóvenes como los muy destacables Manuel Leandro y, lean bien este nombre, Sandra Ivette Berriel. Además estuvieron otros más entrados en años y con propuestas firmes como  Inti Santana, Leo García o Fernando Cabrejas, de quien también se presentó un libro.

Escuchando a Liuba y Sosa cantando En Falso de Graciano Gómez y Sánchez Galarraga
Sandra Ivette Berriel , extraordinaria esta matancera. Feeling y swing en la nueva canción cubana

Jorgito kamankola volvió a mostrar estirpe. Solo o con banda este trovador que rapea, o viceversa, se presentó en el Callejón de los Milagros o en otros espacios siempre colmados de jóvenes que coreaban sus temas. También en estas fiestas pudo escucharse a Karamba y a los holguineros Mentes Callejeras.

Romerías y mayo, Holguín y música en todas partes, no solo jazz y trova, no solo reconocidos al estilo de Polito Ibáñez, muy jóvenes cantores se reencontraron en las esquinas o los espacios abiertos.

Y además hip hop y electrónica con Dj Reymel, DJ Gay, Yeiko, MC Escobar, El Opuesto o las batallas con Desde la Calle y Anónimo Consejo.

Todo lo dicho suma además eventos donde participaron Tumbas francesas de Guantánamo, Santiago de Cuba y Holguín y ni hablar de los encuentros informales. Romerías tuvo además espacio para recordar el centenario de Juan Blanco o talleres de análisis de la industria musical cubana.

Leo García e Inti Santana

En fin, la más entrañable de las fiestas. Ocho días de un mes de mayo en el cual lo mismo comes mirándote  en los ojos de Brenda Navarrete, te bebes una cerveza junto a Ramón Valle o escuchas las suaves canciones de Heidi Igualada. Un tiempo que deberíamos repetir una y otra vez aún con ausencias y desaciertos, con algún que otro cable perdido. Holguín deja luego de sus Romerías la sensación de que todo es posible, de que Cuba sigue siendo la Isla de la música, que estas fiestas son, Indudablemente. Lo más grande de la vida.

Anuncios

Gracias Mauricio Figueiral y Adrián Berazaín

Foto: Yasser landazuri

En su última vuelta por la isla, solo bastó dos minutos de chat y unas cuantas llamadas para que Adrián Berazaín y Mauricio Figueiral  dieran el sí, y comencé lo que debe ser mi peña Cable a Tierra ( si no me pasan factura los aires que soplan tan fríos, la economía y sus vaivenes, el pensamiento congelado de algunos).


Frente a casi un centenar de personas escuché a los muchachos cantar casi dos horas. Los creadores presentaron un show, que sin dudas ya han recorrido. Comparten una y otra canción, dicen chistes en torno a su vida y su trabajo y se lanzan a cantar a Sindo, a  María Teresa Vera o Matamoros.

Es un total infortunio que esto no ocurra más al ¿interior?, que viajen guitarra en manos los trovadores aunque no haya festival, no importa sin son 10, 15 o 20 los del público, Quejarse de tanto reggaetón, crear un decreto que ha traído más polémicas que posibilidades reales de matar lo que parece violento, obsceno o de mal gusto no deshace la mancha. Al fin y al cabo todo ese trap, balada cursi o reggaetón son solo la muestra de cómo anda este tiempo.

Foto: Yasser Landazuri

Cuando Berazain y Figueiral cantaban , yo me preguntaba qué iban a hacer aquí, a casi mil kilómetros del festival de cine, a cientos de dólares del festival de jazz, a camiones de toda esa cultura que se mueve en la capital cubana, de esos lugares donde ponerse una cerveza  delante cuesta casi una semana de de trabajo.

Cuando yo era muchacho Pedro Luis Ferrer pegaba un tema a golpe de tradición pura, Silvio se daba el lujo de hablar de la damisela soledad con pamela impertinentes y botón y Moncada llenaba cualquier plaza hablando de un hombre que quiso mirarse por dentro y no era filósofo el tipo, ni sabio, ni eterno pero brillaban las estrellas. Ni  Gente de zona se salva de hacer concesiones, porque si bien Rufo Caballero decía que era alta literatura aquello de :” Yo tengo corazón pero está de vacaciones” . Hoy, las influencias de la timba son escasas y más bien sobrevuelan la zona más blanda de la balada latina.

Vamos a dejarnos de cuento. No es el verso, son los oídos, atravesados como estamos por el consumo paradójico cubano,  esa huracán donde Shakira es la mejor cantante del mundo, El Romeo vende escribiendo aquello de tu corazoncito es mío y hasta el excelente músico Descemer Bueno llega a creer que no hay futuro para otra cosa que no sea el trap o el reggaetón. (No creo haya frase más distópica).

¨Esto es lo que nos hace falta que se haga en cultura. ¨Escribió en las redes sociales un usuario que asistió a la peña. Fue una de las , aproximadamente,  100 personas reunidas en el pequeño teatro de la casa de cultura local (Juan López Rizo, La Maya). Quizá no sea toda la verdad pero es la suya , la de alguien que cree hay que aportar a un diapasón más ,digamos, democrático.

En fin , quería en primera instancia agradecerles a Mauricio Figueiral y Adrián berazaín por haber estado, por dejarse entrevistar y hablar de sus canciones y cantarlas,  a la gente que estuvo, a la dirección de cultura, el proyecto JC y la Asociación hermanos Saiz. Ya comenzamos. Hay varios trovadores quienes han dado el sì, y es complicado porque la mayoría vive en la capital cubana, pero así fue el alma de Cable a Tierra cuando lo hice junto a Darián Hernández y otros colegas en la radio, así quiero que sea ahora. Lo saben bien mis amigos.  No es por moda que estallo y que empeño.

Los Mares de Jose Luis Medina


¨No soy un trovador.¨ Dice José Luis Medina y me desarma, y es que  por mucho que lo sume a las influencias roqueras, no logro zafarme de la imagen de este cantor con la guitarra a la mitad del cuerpo. Curtido en las filas de 13 y 8.

¨Soy un  compositor que defiende su obra como buenamente puede, si tengo una banda mucho mejor, porque es como creo mi música. Desde que sale la primera frase, la primera nota, en mi cabeza ya está la banda sonando¨. Así dice La Liebre y uno le respeta ese deseo de separarse un poco  de ¨la manada¨, no creo que con mala onda.Igual esa guitarra, esa crónica social, esa labia medio conversacionalista…

Jose Luis Medina Grabó en 2016 su fonograma Me traen los Mares, el primero en solitario, junto a la plataforma digital Creanauta y con la producción, guitarras, programación y voces de Athanai, quien además cedió sus estudios.

10 temas le bastaron a Medina para mostrar que no solo sabe hacer ritmos sabrosos, si no que también compone canciones estremecedoras, íntimas, hermosas como Fuerza y calma, ese tema que habla de ¨una luna redonda en el mar, iluminándote el alma¨.

En el fonograma, disperso en todas las plataformas digitales posibles Medina desplaza un  discurso en el que descuartiza lo vivido al otro lado del mar, donde dice sobra precipicio y la tele, la radio, la vida, los bancos, la política , el ejército, la religión;  son la mafia. Es como si en España hubiese encontrado la misma desidia que describió en La Habana de su pieza Ritmo Sabroso. Ya grabada para Nube negra en el disco Habana Oculta de 1995 e incluida aquí bajo el título de ¨Quien tú sabes¨,  como segundo track del fonograma.

Por lo demás un canto a la libertad, al amor, con muchas guitarras. Rock and roll que José Luis Medina  trae de la mano de Athanai y con Gladys Silot (violin), Kiki Ferrer (Drum) , Yadam González (bajo), Dayan Abad (guitarra), Tato James (guitarra eléctrica) y Alam Grey , Zoe Delgado, Habana Castro y Lucila Castro en los coros, además la actriz  Ileana Wilson quien hace voces en ¨Tú te pones fula¨.

Me Traen Los Mares es un fonograma muy mal difundido en Cuba, El propio Medina afirma que jamás lo negoció con disquera alguna en la isla, de modo que otro  disco que nos quedó un poco fuera.

Sin embargo solo revisar el álbum basta para darse cuenta que este cantor habla en cubano, y sí que es un nacional asentado en España, pero le sale la Habana por cualquier track. Como pasa con los otros Habana Abierta  que ojalá volvieran a trepar a escena juntos.

Medina ha dicho que en este fonograma finalmente ha logrado poner lo metalero que le ha forjado por años, su gusto por el rock. De entrar en los medios cubanos , no sé hasta     qué punto habría podido abrirse trillo. ¨Tú te pones fula Mama¨, el octavo track del disco pudiera atrapar si los radialistas de la nación dieran buen play. Aunque en Cuba hoy más valen el paquete y Zapya que cualquier medio por oficial  que sea.

Yo he  hecho mi propio playlist y repito las baladas, debe ser que quizá encuentro en su verso alivio, aquello de¨ pronto me  lastimarán, necesito que me salves.¨ Hay aquí un disco que dice mucho del dolor y las preocupaciones actuales, producido por un hombre que se las entiende bien con el rock y la trova , defendido por un Medina que campea en su terreno. Hay en me traen los mares un fonograma para lo ,lúdico y el pensar hondo. Yo me quedo con esas canciones porque  con ellas ¨en estos días tan duros de andar, encuentras fuerza y calma¨.

Billy Eilish, la industria del disco y el sueño eterno

Para Elisa.

Billy Eilish estrenará disco este mes de marzo.  Desde que en 2017 la adolescente se dio a conocer ha arrasado en las listas de medio mundo,  con su veintena de sencillos la muchacha de solo 17 años ni siquiera había usado su tiempo para todo un álbum. Billy Eilish conquistó el mundo a base de sencillos y EP’s. Eso que  no vimos nunca en Cuba, con una industria que no lo es. En un ambiente que presume de ser artístico, que quiere sostenerse económicamente, sin mercado. Paradoja total. Ah , eso sí, Billy Eilish vive y canta en Estados Unidos.

Martín Barbero lo anunciaba, ha sucedido un cambio sin que nos demos cuenta. Los muchachos inventaron apps, redes sociales; se imponen, En Cuba no nos ha dado tiempo a reconocerlo o lo hacemos en cámara lenta, estamos atrapados en un reordenamiento perpetuo, nuestra industria musical no ha podido serlo, los músicos se van y vuelven a meterse en otros  viejos viajecitos en círculo y es que cambió el mundo.

Steven Hawking dio otra vuelta de tuerca, según el físico hay una pulsa tremebunda contra los expertos. En  la música peor que en cualquier otro asunto, al fin y al cabo ya se le llama industria (aquí mismo lo hemos hecho), fíjese en la palabra,  industria musical. Lo que importa es el producto que deja en un punto de ser obra y por tanto es para vender, el experto importa menos que el mercado, el dinero define.

Marx lo dijo hace mucho. Todo tiene un precio  ¿Cuánto vale Lionel Messi? Más que un negro vendido en algún remate en la Cuba antes de 1886,  pero es más perverso aún porque lo naturalizamos en la era del conocimiento. Naturalizamos lo inhumano, cambió el libro y lo seguimos leyendo como el anterior.

Sin embargo  estos adolescentes se van reinventando, ah si, al final es pop con tintes góticos y alternativos, pero sus audiovisuales y manejos en las redes van por un camino que suma y suma. Son nuevas leyes.

Así que los no millennials nostálgicos quienes descubrimos en los animados los hits de hace 20 años, o necesitamos un film que revitalice a Queen debemos entenderlo, esto va a un futuro que  entendemos o perdemos y más si hablamos de música cubana , de industria, streaming  o todo lo que vaya surgiendo. Esta Billy Eilish parece dar la clave. Su nuevo álbum, único hasta hoy saldrá en marzo pero ella  reina en las redes y en sitios como spotify y Apple Music, el título suena a indirecta, o más biena disparo a quemarropa. Cuando uno está durmiendo, ¿A dónde va?

!Qué veloz pasa el tiempo Lebón!

43191792_846579455466457_7904836327026196480_n(1)

Para Humberto Manduley y Joaquìn Borges Triana

Atraviesas Buenos Aires desde Plaza Italia a Corrientes, vas y es la misma tierra de Borges, que tiraba a la derecha. La de Cortàzar que ni siquiera adhería al Peronismo, que era socialista. Trepas a algunos metros impecables, los subtes como le llaman, y vas a escuchar a uno de los grandes roqueros del país, en el teatro Opera Orbis toca David Lebón. Hace recuento de su carrera. El nombre del show es una certeza y el nombre de su tercer disco en solitario: El tiempo es veloz.

El rock en Argentina vibra; si fue, lo dice Humberto Manduley, Cuba de los pioneros en el rock en español con los Llopiz, en Argentina el rock està en la sangre de la gente: mate, rock, tango y una militancia profunda, real; ah y Divididos, muy Divididos, como la banda formada en 1988 por Ricardo Mollo y Diego Arnedo, luego de la muerte de Luca Prodan.

Pero es David Lebòn el tipo, cuenta 66 años y su voz ya no es la misma, pero emociona igual con aquellos títulos que le han traído hasta acá, la banda suena impecable, grandes músicos, un sonido que a veces me deja sin las letras que podrían ayudar a entender mejor la propuesta, pero se siente, se siente y hondo. Los argentinos traducen la energía en gritos, que desde las alturas del teatro le dicen : “ Rusooo, nos has dado mucho” , o cuando a ratos están todos de pie y como en un River contra Boca cantan:” Olè. olè, olè, olè , Rusooo, Rusooo.”

Y como el tiempo es veloz Lebòn retoma aquellos temas que citan momentos temibles como aquel Encuentro con el diablo, una canción que escribió junto a Charly García cuando en plena dictadura el Ministro del Interior Albano Harguindeguy les llamó, a ver cómo andaban las cosas, como para tocar a los grandes íconos de los jòvenes: Lebòn y Charly respondieron con lo mejor que sabían hacer; música y cantaron:

Nunca pensé encontrarme con el jefe,

en su oficina de tan buen humor,

Pidiéndome que diga,

Qué pienso yo de esta situación

Todo eso trepó a escena en Ópera el 19 de octubre pasado, con invitados como Lito Vitale, Lisandro Aristimuño, Ricardo Mollo. Rock nacional argentino, con todas esas guitarras y una banda que incluyó cuerdas y metales, un estremecimiento que bajó del público a David y viceversa. El fundador de Serú Girán junto a Charly García, Pedro Aznar y Oscar Moro fascinó con sus Clásicos. Hablò de la vida, de esos quienes, como diría nos lanzan cáscaras de plátano, pero vamos a seguir, dirìa. Y : “ Gracias Ruso” , le volvían a decir desde público. Así unas dos horas y mucha emoción y rock argentino, así pasó veloz el tiempo y Buenos aires era pasión , una pasión pura que David Lebòn amoldó con sus solos de guitarra, sus invitados y sus canciones y tenía razón, El tiempo es veloz y más si hay buena música.

Un Santiago con el Joaco

kusoCartoon_15217566740327_“Un Santiago 11 años”, pide Joaquín Borges Triana y la muchacha detrás de la madera cuasi ostentosa del Lobby del Hotel San Juan obedece, la dos copas con el líquido de un ámbar profundísimo descansan primero, mientras le hablo al Joaco del disco, aún sin terminar, “13 con Magia de William Vivanco”.

Joaquin parece no escuchar, tira las manos y ensarta la copa para que brindemos, el alcohol baja al alma como al pasto el rocío, lo juro,es una delicia, y el Joaco comienza su disertación ya no sobre Vivanco, sino sobre José Aquiles, Felipón, Sosa, Ordás o incluso sobre Eduardo Ramos, cuya muerte nos sorprendiera en pleno festival.

He estado en otras versiones del Pepe Sánchez, pero jamás tanto en las entrañas de la bestia. Es esta una obra que le cuesta a Eduardo Sosa salud, vida. Tanto le vi en trance que lo dejé tranquilo casi todo el tiempo.

Como el propio Joaquín ya escribió en Juventud Rebelde, el Pepe Sánchez fue una muy buena propuesta. Santiago se abrió otra vez a las canciones de Tony Avila, Pepe Ordás, Adriana Assef, el trío Palabras, Los Jóvenes Clásicos del Son, El Septeto Santiaguero y a muchos otros bardos que aquí y allí dejaron sus canciones

En este festival, en el que Lino Betancourt volvió a poner la palabra, su admiradísima palabra, el propio Joaquín mostró varias canciones dedicadas al Moncada y también, como  siempre hace, sorprendió por su madera de investigador incansable.

El Pepe Sánchez nos llevó a algunos a pensar por ejemplo en cómo Annie Garcés lidiará con la decisión de arropar un repertorio futuro; tiene ante sí  la disyuntiva de ser aceptada por una juventud demasiado salpicada de mercado y un grupo de grandes canciones que no entrarían en un campo donde lo que importa precisamente es lo vendible, pero la muchacha, sabe decir, estremecer que es bastante.

Eso si, en otros años me gustaría ver más a los bisoños, santiagueros o no y sé que es pedir bastante, los presupuestos se aprietan y se hace complicado tener a tanta guitarra joven en la tierra de Sindo, pero es mi sueño.

De eso hablaba también con Joaquín Borges Triana, los dos acodados a la barra, con su madera pulida y pasadas ya las dos horas, cuando fue imposible seguir el ritmo avasallador del Santiago reserva y pasamos al ¨agua de cebada¨ como suele bromear este hombre, uno de los tipos más lúcidos que he conocido, un hombre que parece invidente y que sin embargo en cada reencuentro termina enseñando “la luz bróder, la luz”.

 

Descemer. No puedo ser feliz

descemer-bueno-enrique-igelsias-2014-billboard-650

Con Taimì Escobar en el abrazo

El cantante me mira otra vez enojado y me dice: ¨No saben na´ Rogelio¨. Porque le hablo de cuanto le ha ido pa´ arriba a Descemer Bueno en las redes. Lo trato de convencer,  le digo que somos de alguna manera resistencia, que hacemos una música marcada por el sentir, la esencia del pueblo y me reta ¨. Dime, ¿Qué como hoy en mi casa?

Què se yo, vivir en lo profundo tiene penas que se agolpan unas a otras y sale el rosario de asuntos, a cultura cada vez le bajan más el presupuesto, trabajar para un músico es cada vez más complejo. Al interior no hay bares como el de  F en el Vedado o los otros que proliferan , como La Botija en Trinidad .Noooo. Hay que ir a cultura a ver si su programador le da por entender  o tiene dinero y, de vez en cuando poner tres mil pesos en la gorra : Coopere con el  programador cubano.

El músico de marras es un sonero y me ha dicho que está preparando unos reggaetones ¨Que  sì, los grabo aquí por pocos pesos y si se pega uno trabajo en cualquier lugar con dos muchachos, en la orquesta cada vez es peor” . Siento que he contado esta historia otras veces y así es. La música popular, la del interior, como fue alguna vez la de Corona o Miguel Matamoros;  no tiene respiro y por eso, coincidimos al menos en ese punto. Hay que hacer algo.

En vez de tantos dimes y diretes habría que entrar de lleno en lo que sucede a los músicos. Muchos se han tenido que ir a Varadero, a La Habana vieja a repetir chan chanes que  son patrimonio pero sus intereses reales no  los sostienen. Sì,  Colibrí o Bis Music o la Egrem hacen algo, pero, ¿ a cuántos pueden ayudar? ¿Ayuda la ayuda?

Descemer vende, estos músicos locales NO. Descemer habla desde su realidad. Ya su música no responde a mis intereses. Yo prefiero su obra anterior, al Santiago que èl reverencia, pero, no Obstante , hace falta el dinero y por el camino que vamos los músicos locales pierden los últimos cartuchos. Ahí es donde Descemer tiene razón, al fin y al cabo hemos dejado al mercado asomar su cabeza, pues ahí están las reglas. O vendes o te fundes. Y si no,  bajen un poco la mirada a lo hondo, miren la vida de estos músicos locales y verán que la soledad les enferma el alma, que el invierno , llega a sus ventanas. Y así ladies and gentleman .¨ No puedo ser feliz ¨