El Palòn divino, Freud y la empresa socialista

20170910_082505

Foto: Yasser  Landazuri

Leonardo Acosta sostiene que un hit musical llega cuando se le da al público lo que esperaba, según esta teoría millones de nacionales necesitaban que el reggaetonero Yosvany Sierre Hernàndez  dijera sus palabras y ahora la adoptan como discurso y la verdad el Palón Divino, esa pieza de ritmo pegadizo y monotonía estrepitosa, incoherente, obscena;  se escucha en todas partes, casi todo el tiempo.

A mí en lo particular me importara poco si no fuera porque los seguidores de Chocolate han  hecho ubicuo el tema. Una cosa es que le guste al médico el Palón… y otra que lo saque en la consulta, que le guste al guagüero y lo plante  en los pasillos del ómnibus, que lo prefiera el maestro y lo explique en su clase. El Palòn… y ese señor que lo creara, señores , en su lugar.

Descuartizar la pieza no  tendría mucho sentido, repito,  no me espanta , si està el Palòn incluso en un carro soviético y hasta rojo es porque ese chofer està absolutamente identificado con la pieza en cuestión y el director de la empresa o no lo sabe o cree que es lo normal. Quizà sucede que un sector quiere arremeter y lo hace de esa manera.

Puede que el hecho responda a lo que Freud llama el malestar en la cultura, ese cerco que nos impone todo cuando coloca orden a la sociedad, segùn la teoría somos unos neuròtuicos quienes no nos atrevemos a salir de lo impuesto y el sexo, segùn Freud es la peor y màs fuerte de las limitaciones.

Pues de ser asì esta gente encontrò el mejor himno para ir contra la cultura: ¨Soy negro, soy feo, pero soy tu asesino… Tu me llamas pa Ch…¨ lo dice un par de muchachos quienes en un coche llevan pasajeros. Les da igual si va una señora de una u otra religión, si va una niña de cinco años (que por cierto, lo bailaría ), da igual. Nadie puede detener ese Chocolate demasiado amargo para unos, divino para miles.

Pareciera que es consensuado, una complicidad general,  no entiendo por què razòn sigue ese hombre diciendo su sarta de cosas en todas partes, casi a cualquier hora, incluso en un camiòn soviético rojo de una empresa estatal socialista.

No creo que haya que prohibir, ese gènero surge porque hay quien lo requiere, lo paga , lo consume. Hablo de que no necesito el tal Palòn… en todas partes, a toda hora, ademàs como diría  el profesor argentino  Osvaldo L. Delgado ¨Incluso Freud va a formular que forzar a los individuos a ser mejores que lo que su naturaleza le permite, lleva a lo peor.

Guardar

Anuncios

Allá voy, el nuevo disco de Eduardo Sosa

DSC_8344.JPG

Foto de Ivàn Soca

¨Imagen protectora de mi vida, emblema de pureza y salvación…¨ A capella, solo la potente voz de Eduardo Sosa …¨ Hoy protege una vez más a quien te pide…¨, Dice el cantor en aquella pieza de Sindo Garay, como ha acostumbrado a su público, sin más instrumento que su voz . Asì abre el nuevo disco de Eduardo Sosa.

Allá voy se llama el fonograma, sin fecha conocida de presentación, con 12 tracks donde la canción amatoria es el hilo conductor, textos hermosos, cuidados, sin alardes, arropados con un formato pequeño pero efectivo.

Este disco es de alguna manera desquite. Eduardo Sosa, retoma viejos títulos : Acariciando vidrieras, Yo te encontrè o Santiaguera y los recoloca, si estos temas grabados en 2001 sonaban algo aparatosos, con instrumentaciones y energías muy fuertes ahora se acomodan. Eduardo Sosa, lo ha dicho : ¨siento que no tengo que demostrar nada, solo quiero compartir mis canciones.¨ Y lo cumple.

Quizà el futuro sea para el trap y el reggaetòn, yo tengo ganas de creer que habrà espacio para estas canciones, de guitarra sola a veces, de arreglos de cuerdas, acercamientos al son, al jazz; de versos de Martì y lo màs tradicional haciendo alusiònal hoy rotundo. Discos donde se logra sostener el encuentro con talentos como el de Raúl Verdecia o Emilio Vega. Quiero jurar que no porque haya escrito junto a Eduardo Sosa dos de los temas del disco me guìe solo la pasiòn. Escribo lo que me dicta el hecho de haber escuchado y sentir. Con toda la imparcialidad que puede aparecer tras el estremecimiento.

Si busca un fonograma para la ternura, el abrazo, la nostalgia, la adolescencia que irrumpe en la madurez y trastoca, el dolor derramado en algún verso, si busca un disco para repensar las finuras humanas es este. Eduardo Sosa desgrana su poética y recuerda que tambièn està hecho de canciòn romàntica, esa simiente que en Cuba es inevitable.

Pero el bardo no se detiene ahí, si abre hablando de la Virgen de la Caridad del Cobre cierra con Martì, se mezclan en el disco amor, patria, canciòn, de modo que hay en Allà voy un Sosa amoroso que no olvida, no puede, las trazas del país donde ha tenido la paz, el delirio, el dolor o el  sobrecogedor abrazo de una muchacha. Lo he dicho, ignoro la fecha en que se publicarà el disco, tuve la suerte de escucharlo antes que otros. En la radio , quizà no lo coloquen todo lo que debieran . Yo le advierto que es una pieza digna de tener en los oìdos y en el alma. Ya lo hice y al terminar estas letras siento el deseo de volver, casi sin remedio. Allà voy.

 

La mùsica cubana despuès del reggaeton d.r

Daddy Yankee Ft. Lil Jon, Noriega, Pitbull - Gasolina Remix

El son, el changüí, el nengòn, la trova, la timba … sufren una ¨gripe¨ cuasi mortal. Partamos de un hecho simple, ni en la era antes del  reggaetòn (a.r) el mayor compositor de música popular bailable cubana de los ùltimos tiempos, Juan Formell,  logrò un solo hit internacional y pegaba todos sus discos, casi todos sus temas en Cuba.

Ahora, en la era (d.r) el sonido  cambiò de manera rotunda, como ha ido cambiando todo. En solo 30 años los teléfonos dejaron de ser unos aparatos enormes a los que había que discar o echarles monedas y pasaron a ser pequeños objetos en los que llevamos la biblioteca, la discoteca, el radio, películas, càmaras de video o fotográficas y de querer, y tener dinero, llamaríamos a Kirguistán a Australia o el Salvador. Así de rotundo también cambiò el sonido y la forma de crearlo.

Hoy Gente de Zona solo necesita un hombre con una computadora para componer y exponer su éxito en todo el mundo, más éxito que la decena de músicos que cuenta Van Van, La Revè o  la historia de La Aragón. A Alexander Delgado ninguna falta le hace tener la trompeta de Alexander Abreu.

Ninguno de nuestros directores de orquestas  con sus rastras llenas de instrumentos costosos es más popular que el dúo Gente de Zona.

Todos ellos corren el riesgo terrible de la rotura de un piano, una guitarra que en medio del concierto transmita corrientazos al músico y un largo etcètera.

Gente de Zona solo necesita un hombre con una computadora y los audios, nada más. Todo el equipaje del éxito de Gente de Zona cabe en una mochila.  Van Van , Alexander Abreu, Manolito Simonet o La Aragòn necesitan de una guagua repleta y hasta camiones para llevar toda la parafernalia al uso.

Sume que a Alexander Delgado, cito el ejemplo màs visible,  no estudiò quince años un instrumento, ni educó su voz en ninguna escuela. Cambió el tiempo, el sonido, el modo de orquestar y manda el mercado. Hasta las tiendas de discos son prescindibles. Hoy las canciones también se pueden comprar con el citado teléfono.

No hay remedio señores el mundo giró rápido y la inercia pasa factura.  Es siglo XXI, vivimos la era d.r  y ya no se escriben cartas, la música igual ha cambiado, nos queda defender la patria de la canciones desde una ¨trinchera¨ complicada. Hay  que sacar bien la pasión, hacer con rigor los sones, cantar para pocos en rincones y cafés , en bares posibles y esperar a ver si vuelve la moda, si el mercado sorprende. Si se puede levantar cabeza en la era d.r.

 

Tres nuevos temas de William Vivanco en la radio cubana

20427912_1939949069556523_368257396_nCarabela es  uno de los nuevos tìtulos de William Vivanco, el tema es un lamento congo que suena a puro Santiago de Cuba, William ha retomado ese elemento de su ciudad natal y lo recolocò en su estilo, en su manera particular de decir.

Así ,como perla, va dejando escuchar su disco 13 con magia, de a poco , guitarra en mano, con sus rastas a la espalda el bardo, quizá uno de los màs creativos que nos quedan; que  nos salvan. William sorprende con su Bailarina . El tema con evidentes citas a Martí se atreve con la sonoridad más polémica de este tiempo, el inefable reggaetón .

Hay quien se asusta : ¨ Vivanco con esas màquinas , ese traqueteo a lo Maluma¨,  pero siempre fue así, a dúo, con septeto, conjunto, trio. La trova siempre hizo tratos con su pùblico, buscò ser lo que ha sido siempre la mùsica, una manera de decirle a los otros còmo se entiende el mundo, si se canta para uno, es como un suicidio.

Drexler usa su dj, Mccartney se buscò a un muchacho que entendiera su tiempo, es asì, VIvanco se atreve con sonoridad contemporánea y ya suena en la radio cubana su Bailarina que tiene a Reynier Mariño en la guitarra.

Otra perla es Ríos que no vuelven , una balada hermosa como sabe hacerlas el bardo. Tres temas que comienzan a rodar. Tres perlas que van desde el hondo Santiago de Cuba a sonoridades màs contemporáneas.

Los músicos cubanos, salvo muy pocos, parecen aburridos, cansados, aplastados por el sonido nuevo que no han entendido, la negación constante del mercado a lo hecho dentro. Por suerte hay músicos que salen  al ruedo, entre ellos Vivanco, que comienza a mostrar los temas de lo que sería su nuevo disco : 13 con magia.

Guardar

Pamela y yo

PaMSi me encuentran una foto porno

erótica incluso

me echan del trabajo

casi pasa una vez

Pamela Anderson se quitó el vestido y sus pechos me dispararon el ansia

luego vinieron los superiores y la miraron a Pamela Anderson tan rubia con esa boca

iban por sanciones

Pamela me pondría en la calle y sus tetas y el sueldo y el sindicato

me analizaron pero nadie sabía dónde estaba lo erótico o lo porno

nadie podía definir si estaba mal Pamela Anderson o peor el arroz con frijoles que le daríamos de comer a quienes vigilan

ve porno el bien portado dijo con sorna la muchacha de nalgas sensibles

yo recordaba la primera foto porno que había visto

me la trajo un vecino desde Angola en los 80

un hombre que murió fulminado por dolencias renales

me dijo que jamás tuvo otras mujeres que aquellas fotos de Playboy

que era feliz en plena lluvia en plena noche en plena selva

mientras se masturbaba mirando aquellas mujeres de  colores con el sexo abierto

para èl

muchachas con  tetas hermosas

como las de Pamela Anderson.

Trovando

Nadie sabe por qué razón
altísima o no
mueven hasta aquí sus versos los grandes trovadores
yo no soy la multitud
pero mi estremecimiento quiere ser todos
frente a las palabras de esos hombres
que han atravesado los años para decirnos en fin sus amargas verdades.
Ciertas veces en que doblo mis sábanas
o me extasío en los ojos de mi mujer
y quiero decir Mercedes, Longina, decir Cecilia
termino parafraseando aquellos versos:
La luz que en tus ojos arde
también alumbra el camino
te busco encuentro un destino
si va muriendo la tarde
la luz que en tus ojos arde
Penetra a ver mil puertas
y yo entro bien alertas
el tiempo y el desespero
no me matan recupero
La fe y la luz despiertas.
Así cambian para mí las horas esas melodías
Y me estremezco y salgo y hablar como un poseso;
Buenas tardes Pepe, Corona, Matamoros
sean buenas las tardes de este mundo
y vean:
Sobre mis hombros
el mismo sol que hace un tiempo calentó sus manos
sobre mis hombros
otras horas lentas y los hombres muriendo
sobre mis hombros
el municipio y la provincia y el mundo tercos
sobre mis hombros
hablar y hablar y hablar vivir muriendo
sobre mis hombros
los hermanos huyendo a sus destinos en tablas
sobre mis hombros
la caída estrepitosa del muro ahora dudoso
sobre mis hombros
mi soledad y mi madre en recompensa
sobre mis hombros
la paz los peces las pasiones
sobre mis hombros
aquellos versos que no sé si María Teresa cantó a un hombre o a una isla: “Qué te importa que te ame” o el lamento de Sindo: “Ya yo no soy tan sensible” y el mío queriendo dar la sangre hirviente de mis arterias por verlos otra vez en esas calles. Ver a Luz la amantísima esposa, frente a la ventana donde el Padre de la Patria. Aún sin conocer su destino en ciernes, su vida increíble se detiene y canta:
“Y doblemos los dos la cabeza
Moribundos de dicha y amor”
Para que entonces
como en toda gran historia comience el primer verso
una vez más.

Eduardo Sosa premiado en Cubadisco 2017

18221901_1494893503862304_951058154868290949_nEl primero de enero  de 1998 Eduardo Sosa amaneció en mi casa en Llanos de Maceira, habíamos devorado más de 20 hayacas, medio puerco asado y 8 botellas de rones inhóspitos, temibles.  El sol trepó por sobre el pastizal, el gordo agarró la guitarra bien firme y cantó una soberbia versión de Lucía, el clásico de Serrat. Luego lo hicimos repetirla en cada espacio posible, en cada curda imposible, en cada hora digna de vivir en esta isla.

Sosa es inmenso en temas suyos pero a veces es incluso mejor en sus versiones, por eso supe que le harían buen camino, este año tenía la sospecha de lo que es ya una realidad,  que sería el Premio Cubadisco en el acápite trovadoresco  con su CD. Como si fueran mías.

El propio Sosa y Amaury Pérez en las notas del disco de Colibrì, aseguran que este es un fonograma caprichoso, construido a partir de los gustos personales del Gordo, pero al mismo tiempo es un viaje por parte de lo más valioso de la canción trovadoresca de los últimos años.

Silvio Rodríguez, Pablo Milanés, Carlos Varela, Gerardo Alfonso, Santiago Feliú, Ireno García, Alberto Tosca, Frank Delgado, Pepe Ordaz, Kiki Corona, Rodolfo de la Fuente, Ángel Quintero y Augusto Blanca son los elegidos para formar parte del fonograma.

Memorias, a mi gusto, el tema más incómodo para el bardo, abre para dar paso, casi de manera natural a cada uno de los títulos: En estos días, No olvides que una vez tú fuiste sol, Para Bárbara, La felicidad, Canción para recordar a María, Utopías, Ni un ya no estás, De dónde viene el amor, Eres nada, Tonada de amor, Mujer si la distancia  o Nacimos del fuego  parecen ser las versiones  definitivas de títulos defendidos ya tantísimas veces.

Hay en Como si fueran mías los arreglos del propio Sosa, Dyron Ortega y Emilio Vega. Eres nada de Gerardo Alfonso cuenta con el arreglo de Bernardo Antonio “Tony” Rodríguez.

La banda acompañante es una suerte de ventù de lujo: El siempre sonriente y virtuoso Raúl Verdecia en la guitara eléctrica, Roberto “Chino” Vázquez en el  Bajo, Oliver Valdés, Adel González y Bernardo Bolaños hacen la  Percusión, Emilio Vega- Pianos y teclados, Lester I. Monnier- Violoncello y Pancho Amat-toca el Tres. Las guitarras acústicas van de la mano del propio Eduardo Sosa y Dyron Ortega, este último firma como productor del disco junto con el veterano Emilio Vega.

Como si fueran mìas es un fonograma delicioso. Con un sonido ¨ochentero¨y a la vez actual. Eso sí, existe desde hace màs de un año y poca gente ha podido escucharlo. La radio nacional no parece conocer mucho y, no sé cómo andarán los presupuestos para (el)  o los imprescindibles audiovisuales. Ojalà y se mueva bien a partir del premio. Que no sean solo ¨Utopias¨. ¨La felicidad¨ es posible bien cantada en cada  oìdo nacional por este Sosa indetenible. Ojalà y sepamos los medios colocar bien el más reciente premio Cubadisco en la categoría de trova, este cantor se lo va a recordar a la isla, a la canción, en peso: ¨No olvides que una vez tú fuiste sol¨

Guardar