Archive for 26 noviembre 2013

El Médico en Cuba ¿Una aventura loca?

Manolin - Tiene que ser Manolin (2012) - FRONTAL¿Qué hace el Medico de la salsa en Cuba? , casi nadie se atreve a citarlo en serio, la mayoría dice pero no dice, solo en El Exitazo (una discoteca de Radio Taino) escuché que había vuelto, ensayaba con Pachito y sus Kini Kini para dar conciertos en algunos barrios.

El Médico siempre fue manzana de discordia, parece que vino al mundo a eso, en medio de roces tremebundos con la fama, porque aquí lo que le cayó encima fue mucho cuando se atrevió a vivir “su aventura loca” entre los timberos, donde, a pesar de muchos pesares cumplió aquello de que “Ahora soy el rey y si te gusta bien y si no también” porque ciertamente ni Van Van pudo quedar fuera del brebaje vulgar del galeno.

Ahora, luego de varios años de ir y venir entre Estados Unidos, Europa y México, Manuel González aterriza en La Habana y anuncia que es su tierra y su gente, que quiere volver a hacer lo que hizo. Desde muchos sitios se le acusa de no ser nadie, no haber logrado nada y mil cosas , y no falta el que le endilgue lo de comunista, porque esa es, ya se sabe, la carta de la baraja presuntamente más ofensiva que manejan los que tratan de insultar a quien se queda o vuelve a su país, a Cuba.

Ciertamente los discos del Médico no funcionaron fuera, según él mismo ha dicho en Miami se usa a los músicos cubanos, se les tira la alfombra y luego se les abandona. En Cuba se vio en los canales más efectivos (las memorias flash) aquel show de María Elvira Salazar donde la mujer, madre mía, montada como estaba, sonó mucho más torpe que otras veces y logró que el entrevistado, el médico timbero, saliera del escenario y las cámaras lo siguieron como en un filme de Lars Von Trier hasta que, bueno…, el mar.

A mí me parece totalmente lícito desde cualquier óptica que vuelva el Médico, una: a ver si cura la apatía que han logrado los timberos en torno a su género, a ver si enciende la chispa, otra porque es su país y el mercado natural a una música que las trasnacionales o no entendieron o no les importó, o que quizá no funciona porque la timba cuando es de verdad es bastante compleja y sobre todo que vuelva porque es su deseo y esta es la tierra que lo parió.

No me aventuro a diagnosticar nada, ¿o habrá pasado y no sé? Solo recuerdo que El Médico de la Salsa puso a bailar a todo el país con sus estribillos y textos cursis. Este hombre quien anunciaba: “Yo soy el que dibuja a punta de lápiz un lindo corazón en un carta de amor” o quien escribió quizá la frase más redonda de los sobrevivientes del Periodo Especial: “Porque hay que estar arriba de la bola”. En fin Manuel González, El Médico de la Salsa está en Cuba y parece dispuesto a reaparecer definitivamente en otra ¿Aventura loca?

Mis dos Niuver

Niuver Rodríguez

Niuver Rodríguez


Por si no bastara ya con la fascinación que me causó escuchar a Niuver Navarro, ahora en el Concurso Félix B Caignet me sonaron otra; esta, una documentalista y fuerte tunera, una mulata encantadora de verbo fácil, de sonrisa siempre en ristre.

La muchacha, multipremiada por cierto, me dejó en el pen drive algunos de sus trabajos, y de veras quedé fulminado con el valor con que Niuver usa su cámara y hace el periodismo tan cacareado y que demora en llegar.

¨Paro¨ es el nombre del documental de la periodista tunera que recibió el Premio Rolando González. En el trabajo la muchacha abunda en una serie de obras que en Las Tunas no encuentran final: Escuelas, edificios de viviendas y otras que han costado miles de pesos y se han detenido, de manera que son materiales gastados por gusto y gente viviendo en condiciones infrahumanas por la negligencias de otros.

A Niuver ¨Paro¨, me dijo, le ha costado sangre sudor y lágrimas, pero sigue con su ideal sobre los hombros y haciendo camino como realizadora; esta muchacha, como yo graduada de inglés en un Instituto Pedagógico, me asombró además por otro de sus proyectos , un infantil llamado ¨Dibu Dibujando¨ en el que enseña a dibujar y relata cuentos clásicos de la literatura infantil.

Esta Niuver no canta con esa voz encantadora de la Navarro, ni tiene aquellos ojos claros, pero posee en su cámara el valor que algunos se atreven a cuestionar en los periodistas cubanos y es certera en sus planos, en el sonido detrás de cada imagen. No tiembla Niuver al hablar de la realidad de la Cuba profunda, con una boina calada a lo Che y sin miedo, con una risa tan cubana que ya uno le echa de menos y hasta siente miedo de que lo sorprenda el ¨Paro¨ sin volverla a ver.

Cigala y García Márquez Vs Melquiades y José Arcadio Buendía

diegoelcigala-garciamarquez630
Debe ser una maravilla, ese viejito ahí con Mercedes aplaude y aplaude, quizá preguntándose al estilo del Patriarca: ¿Cómo ese indio puede escribir esas cosas con las mismas mano que se limpia el culo? Quizá no fue tan drástico y se perdió en las manos de Mercedes para recordarle el día que le dijo como Bayardo San Román: ¨Recuérdame que me voy a casar contigo¨.

Uno con García Márquez tan querido y odiado, ni sabe dónde está la realidad Caribe o la ¨mentira¨ Márquez, como eso de su demencia senil, rematada luego por algunos con cuentos que crepitaban en las redes.

Pero es bueno siempre saber que la lengua nos une, que la música nos tiene en un mismo continente emocional como en esa noticia tan publicada de García Márquez en un concierto de El Cigala, el propio Diego Ramón Jiménez Salazar lo publicó en su cuenta de Twitter luego de dar un sonado concierto en la noche del jueves en el Auditorio Nacional de Ciudad de México. ¨ Hoy especialmente nervioso. Entre el público, el grande de los grades: Gabriel García Márquez¨.

Al Cigala le conocemos bastante en Cuba, con sus nueve discos y sus presentaciones en la Habana sembró terreno al cantar boleros acompañado de Bebo Valdés en disco y Chucho en tierra nacional.
Al hablar de Cuba El Cigala ha dicho que le duele la lucha de los nacionales, lo repitió en Radio Francia Internacional y se refirió a la falta de clásicos en la juventud: ¨No pueden recordar a Benny Moré, Chano Pozo, a Mario Bauzá, a Tata Güines ,a Rolando Laserie. A la juventud le hablas de esos y te hablan de reggaetón, a mover el culo¨. Dijo el cantor.

El Cigala habla de su viaje a la Habana y rinde pleitesía por los altos precios que pagaron los cubanos y habla de Bebo que no quiso viajar a la Habana y finalmente al irse a Miami se presenta con Bebo, todo lo contó a Radio Francia Internacional pero ya en Estados Unidos lo pesquisaron tanto como un terrorista y Cigala quedó dolido.

¨Me detuvieron en el aeropuerto, me rompieron el disco de oro que llevaba, me destrozaron la maleta, me pusieron unos parches anti bombas, me pusieron una máquina que echaba aire para ver si había manejado explosivos, entonces eché un juramento que jamás volveré a cantar en Miami, si no es por valija diplomática¨.

Pero ciertamente Cigala ha quedado en la memoria de uno como el hombre que supo apropiarse del bolero con su voz de cantaor, amén de algunos detractores. Recuerdo, por ejemplo cuando en pleno Vedado, por allá por los primerísimos años de este siglo escuché a su compatriota Carlos Tena decir ¨Ahora todo el mundo dice que ese es un gran disco¨, se refería a Lágrimas Negras de 2003, ¨y eso es una mierda¨; pero ya lo digo, a nosotros nos quedó el disco en la memoria y saber que en nuestro continente emotivo aun es posible que se encuentren García Márquez y el Cigala, algo así como Melquiades y José Arcadio, uno con sus inventos de gitano, el otro junto a Úrsula amarrado a su butaca como amor en tiempos de cólera, como crónica de concierto anunciado y por suerte sin una sola pizca de soledad.