Melissa Etheridge cantarà en Cuba

16602850_156862978151098_8936584984461215601_n

William Vivanco , Las Canelas, Haydée Milanés, y Obini Batà Serán de los artistas cubanos que acompañarán a la multipremiada cantante norteamericana Melissa Etheridge en su visita a cuba

La cantante y compositora norteamericana, estará cuatro días en la isla (del 22 al 26 de junio) , según New York times, la ganadora de varios Grammys y un Oscar anunció que dará conciertos, visitará escuelas , museos, La Habana vieja y se dejará escuchar con su banda y con artistas cubanos .

¨Había como un aire de misterio en torno a Cuba¨,dijo la artista, ¨ la conocí siempre como el lugar al que los norteamericanos no podíamos ir¨.

La cantante anunció que habrá  conciertos en el Teatro nacional y  en Fábrica de Arte. Melissa dijo edmàs que donaría a instrumentos, a los estudiantes de mùsica.

Melissa Etheridge  es la autora de “I Need To Wake Up”, la canción que usò Al Gore para su documental Una verdad incómoda, con la que obtuvo un Oscar.

Anuncios

O novela o Cruz

YoYo quiero escribir una gran novela, al menos una novela seria, que tenga un antihéroe fascinante, que estremezca y hable de la cualidad de un hombre para valerse de sí mismo y salir adelante. Una historia que no sea esucàlida como las que pretende Padura, pero que le guste a los críticos y a Oscar Cruz.

Eso último es un poco difícil, pero igual quiero escribir y que me publiquen 50 mil ejemplares en toda la isla. Escribir sobre ese hombre, el antihéroe que va a nacer en una caja de fósforos, pequeño, y que va a fascinar a quienes lo descubran, y los va a dominar poco a poco, sin que se den cuenta de que ese liliputiense tiene poderes especiales, Como Cruz, y va a dominar el municipio, va a dominar al gobierno , a  la OEA, ese hombrecito pequeño luego va a dominar el mundo,  que me lean quiero.

Solo hay un par de cosas, que estoy en provincias  y ya no en provincias, porque al fin y al cabo Teresa Melo puede estar con Amaury Pérez, Reynaldo García Blanco se gana el Casa, León Estrada sigue siendo ese grande y Claro Oscar Cruz, pero no es solo eso; es que estoy en un  municipio, lejano de todo, y me dirán que  Eduard Encina, pero ese es otro cuento, digamos mejor, otro poema.

En fin quiero escribir esa novela y cuando ya pueda ganarme un premio importante, que me entreviste Magda Resik con esa voz encantadora, y estar en Escriba y lea , La gaceta , El Caimán, quien sabe si en Granma y que me paguen 3000 CUC.

Todo es con el hombrecito de la caja de fósforos, sin irme de mi oficina , sin irme de este lugar , pero hay un par de cosas.

¿Quièn realmente lee?  Si aspiro a lectores latinoamericanos, tendría que decir que hay unos 40 millones de analfabetos según cifras de la Unesco, se dice que  el 8% de las personas de 15 años o más se declaran incapaces de leer y escribir un recado. Claro son 625 millones de posibles lectores, ah , habría que  contar los otros idiomas, aunque la verdad también quisiera que me tradujeran como a Padura o a Abilio Estévez , al fin y al cabo también sería mío el reino.

Bueno , pero se pierden  millones de lectores por analfabetismo y además, cuando entre a colocar mi novela sobre el pequeño hombre en su caja de fósforo, el hombre de testosterona y falo prominente que domina hasta a La OEA, entonces encontrarìa otros problemas. ¿Cómo me promociono en Cuba? si el pequeño de Liliput no habla de la basura del país, si no dice que un policía se le pone detrás con la verga erguida a la presidente de los CDR, o si en zona contraria no cita a un héroe, entonces no habría promoción. No podría tener más lectores potenciales en mi isla y eso es complejo, difícil, casi temeroso.

El propio Eduard Encina se quejaba hace muy poco en su blog, la promoción es mala , la feria se ha convertido, según el autor, en algo que denigra en cierto punto, no hay promoción del escritor y su obra sino más bien un despliegue informativo sobre la cantidad de lectores y eso también va contra mí, contra el enano en su caja de fósforos.

Dicen  que cada vez se lee menos, el mismísimo Harold Bloom, ese gurù insoportable ha dicho: ¨la lectura “cuidadosa y escrupulosa, desinteresada” es un arte que agoniza¨. Hay quien afirma que no lee una novela completa, y se dice que los nuevos lectores andan en las pantallas de internet que es solo hora de best sellers y de  los blockbusters.

Sumemos a lo dicho que  cada vez se crean más multicines, más series, se hace más pop y la gente tiene menos tiempo, aún así yo escribo y le pido a ustedes que escriban y no sean mojigatos, no teman; digan sus amargas verdades, escríbalas con la sangre, con el sexo, con las sienes; aunque no vengan a escuchar, aunque los dejen solos, aunque no vayan al programa de Amaury Pérez o ganen el Casa o tengan encima una Cruz, escriban. Es lo más importante, el lector , ya vendrá o no. Terminen la novela de ese hombre de Liliput.

1.(2014, diciembre 9). Harold Bloom: “Todos los días recibo correos con el mismo lamento …. Se recuperó el abril 22, 2017 de http://cultura.elpais.com/cultura/2014/12/08/actualidad/1418055903_266402.html

Joaquín Borges Triana La luz bròder la luz

301978_2489586000813_1907967008_n

Joaquín Borges Triana fue reconocido con con el Premio de Periodismo Cultural José Antonio Fernández de Castro 2016, por la obra de toda la vida. Un hecho más que merecido, sin dudas. Así lo pienso porque leo, escucho a Joaquín desde hace tiempo.

Me hace bien decirlo; si escribo regularmente sobre música, en buena medida, es porque me leí a Joaquín, si me he atrevido a sostener por más de 10 años un programa de música alternativa, aun con toda la insensibilidad que ha acompañado al proyecto, ha sido por Joaquín Borges Triana.

No es que sea un ingenuo culpable, es que responde al teléfono, da consejo, noticia, abrazo y hasta comparte el ron en su propia  casa por allá, mire usted; por Virtudes y Campanario.

Lo conocí cuando el 2000 sonaba como puerta más bien oxidada, fui con Eduardo Sosa y hablamos de rock, trovadores, poetas, periodismo y hasta de reggaetón porque en su pequeña sala, rodeado de discos, libros y su viejita que llegaba del café a la risa, Joaquín me reveló una teoría impresionante sobre la posible estrada del reggaetón a la capital cubana.

Luego volví muchas veces e hicimos planes, discutimos, bebimos y compartimos ya fuera con promotores como Olga Lidia Díaz o con musicólogos como Susan Thomas a quien también conocí por Joaquín.

Al Joaco le debo más, por él conocí también a Niuver Navarro (en este caso físicamente), entré en la magia de Danays Bautista o Julio Fowler.

Hay en el trabajo de Joaquín Borges Triana asideros imprescindibles. Aquí tengo en mi bolso aquel texto La Luz Bròder la Luz y su vital Nadie se va del todo que no deja de impresionarme.

Su columna Los que soñamos por la oreja nos ha servido mucho a quienes no vivimos en la capital del país, en mi caso, he tenido el privilegio de su presencia en mi espacio Cable a Tierra muchos domingos hablando de Frank Delgado, Carlos Varela, Polito Ibáñez, Los Habana Abierta y de mucho, mucho más

Así que me da un placer infinito saber que se reconoce el trabajo de este amigo entrañable, este visionario a quien seguro llamaré en un par de horas y, bueno si no anda por Europa o Estados Unidos, visitaré este mes para el abrazo.

Ya lo sabe: Joaquín Borges Triana recibe el Premio de Periodismo Cultural José Antonio Fernández de Castro 2016 y yo celebro con él.

 

Hasta que se seque el reggaetòn

de niño los viejos me compraron un Porfiao./véase un muñeco vacío de lenguaje, que lleva/ el contrapeso en la base y que golpeado con/fuerza hacia cualquier dirección, siempre/termina por estar derecho.

Oscar Cruz

maxresdefault

Por mucho intento de aplastar al reggaeton este sube, más de15 años y ahí está indómito, como los insectos, sobrevive. Raquel Z Rivera lo alertaba. No tiene muerte segura el género, por mucho que se avizorara su desaparición ahí le tenemos, como el porfiao.

Se dice que es la única música luego del mambo que ha hecho un verdadero crossover, se ha instalado en varias lenguas, varias naciones culturales y sigue. La Gasolina de Daddy Yankee fue el detonante, era 2004 y el reggaetón asomó el rostro y ahí está, tan visible.

El reggaetón parece ser un género transnacional, se suman Panamá y Puerto  Rico como padres de la criatura, pero las esencias jamaiquinas y norteamericanas son evidentes. Cuba lo asumió por el oriente cubano, dicen especialistas. Candyman aparece como el hombre que lo lleva a la capital cubana, lo coloca en los bici taxis, pasa a las fiestas adolescentes y de ahí a todo sitio imaginable.

Como a la timba al reggaetón se le marca como agresivo contra la mujer, marginal, obsceno y tantos otros calificativos y aun cuando sea cierto la música no es causa sino necesidad de un grupo que se siente representado. No hay reggaetón porque lo auspicia ninguna institución sino la gente misma.

Se habla de un pánico moral y es comprensible, el desdén de los reggaetoneros por las normas se hace explícito en sus presentaciones, sus maneras: hablan de sexo , dinero y fama. En el lenguaje del barrio porque así es la cuadra, así andan los muchachos, así pintan su realidad.

Otros cambian el lenguaje para tratar de lograr apoyo institucional que pocos han logrado, mientras algunos muy controvertidos reggaetoneros entran en certámenes de rango internacional.

Coincido con Joaquín Borges Triana en que prohibir no trae orden sino entronización de lo proscrito, además como diría Rufo caballero: ¨ Nos pasamos la vida tratando de detectar dónde está lo vulgar en la cultura popular. Lo vulgar, lo escatológico, el límite, los bordes, son partes naturales de la cultura¨.

Por más que echemos al reggaetón a un lado, vuelve, como el porfiao, se coloca en la cabeza quieras o no. Se  ha dicho que los ¨menos cultos¨ están seguros de cuánto quieren, mientras los medianamente  informados y educados dudan. Emilio Ichikawa dijo alguna vez que de la enajenación se sale pero de la obscenidad no.

Yo me reúno en el parque con los muchachos y me sorprendo con ellos, prefiero a Serrat o a Spinetta, siento que mi verdad la dijeron ya los Habana Abierta pero les escucho a estos reggaetoneros que se debaten entre ser aceite o agua, tener o no tener y sin apoyo alguno hacen sus proyectos, lo lanzan a las redes y tienen su público.

Hoy  apuntan a ser la nueva música bailable cubana. Sin remedio, ahí está el reggaetón nos guste o no su espuma. Eso sí, cuando hablo con los muchachos me doy cuenta de que no hay en ellos mucho de lo dado en el aula, en los medios, en las revistas nuestras tan elitistas.

Es tema cuasi manido, pero las posturas siguen, se insinúan prohibiciones sin entender y los reggaetoneros parecen repetir aquello de Oscar Cruz: ¨si quieres comprobar cómo me enderezo/ golpea mi cabeza.¨

Guardar

Leer a Cuba en las “Cartas de una madre”

cartasEn el 1992 conocí a un hombre que no tenía para el almuerzo y  se comió  a su perro. Eran  años sin comida, sin medicina, sin libros  donde un radio podía ser  el único acompañante.

Juan Carlos Roque García no ha encontrado un carnívoro sino lo contrario, una historia de amor, una saga que vale la pena tener entre los textos queridos. Ha encontrado un radio, una madre en la Cuba de los noventa, un hijo que se larga tras su deseo, su destino y con la patria dentro.

El radio es quien inicia todo, Cuba, lo dice el libro es una de las naciones que más cartas enviaba a la emisora mundial de Holanda. Lo sabe Roque, un periodista que por 18 años hizo allí su trabajo y, día tras día, leía las necesidades, las añoranzas de gente que desde miles kilómetros emite esas misivas. Olga Villegas vive en La Habana, tiene el televisor roto. Pocas veces llega el agua a su apartamento en La Habana Vieja, está sola, uno de sus dos hijos fue a exponer fuera y decidió radicarse después en Estados Unidos.

Un radio soviético es la única compañía de esta mujer octogenaria; por eso busca, en medio de los apagones, la luz que le trae su radio y domingo tras domingo escribe cartas a Frank León, su hijo. En ellas la mujer describe su existencia, su relación con los amigos y los de Frank, el modo en que el país vive la más temible crisis imaginable.

“Cartas de una madre” logra agrupar varias esencias de Cuba: la emigración, el periodo especial, la relación madre – hijo, la radio.

En el texto se pueden encontrar las vivencias de momentos fundamentales de Cuba como el 10 de junio de 2012 con la ratificación mediante plebiscito del contenido socialista de la Constitución de la República de Cuba, la aparición de la Neuritis o el ascenso de Roberto Robaina a ministro de Relaciones Exteriores.

Los grandes acontecimientos sumados a la vida de Olga y su hijo: exposiciones de él, carencias y trámites imposibles de ella, la lejanía, el dolor, la imposibilidad de encontrarse y en medio de todo la radio. El periodista que logra unir a esa familia atravesada por la circunstancia, el agua y la historia.

Son poco más de 300 páginas con cartas de una mujer de 84 años a su hijo que vive en la orilla opuesta, son los abrazos imposibles nacidos en la tierra de Félix B Caignet, un radio Selena y la idea de no regresar que tiene un hijo.

Son misivas de una madre cubana escritas desde La Habana vieja y en pleno periodo especial. Trazas de pena y amor, de dolor y esperanza. Un libro para entender un país con su gran historia, sus errores y sus aciertos, pero no con la frialdad de un acumulador de datos. Es la vida escrita por Olga Villegas, una mujer que jamás perdió la fe y pudo reencontrarse con su hijo a través de las letras y de la radio.

Miren a Paco cará

reynaldo-miravalles-580x408

Para Alegrías de sobremesa nada ha sido más duro que el tiempo. Poco a poco Alegrías… se ha puesto tan triste que duele, y es que se le mueren, se le van, se le pierden  los personajes y no hay cómo encontrar sustitutos.

Ahora se va Reinaldo Miravalles, que no era solo Melecio, era un cubanazo a quien había que poner freno porque te robaba el protagónico, te dejaba casi en cero de tanto don, que lo mismo era un viejo verde, un agente de la Cia o un trotamundos. Ese viejo era casi Dios.

En Alegrías…  Reinaldo Miravalles hacía junto a Enrique Arredondo, Idalberto Delgado, y Aurora Basnuevo  un cuarteto simpar. Bajo la pluma de Alberto Luberta estos actores y actrices se despachaban cualquier emisión. Las disputas del guajiro con Arredondo eran de campeonato y se notaba que entre ellos había una suerte de contrapunteo salido del guión, con morcillas de parte y parte.

Melecio era de los guajiros enamorados y rabiosos a quien había que tratar con cuidado, porque sacaba el machete, siempre con dinero pero de cartera escondida en los mismìsimos zapatos, un arquetipo ùnico, porque su guajiro no era de burla.

Ya hace mucho no estaba. Alegrìas de sobremesa  lo perdió antes, Melecio se había ido , ahora abandona el terreno también su creador,  Reinaldo Miravalles , ese cubano que es una suerte haber tenido en nuestro team, aquel que daba vida y mil risas con sus ocurrencias, con aquel tono suspicaz con el que anunciaba: ¨ Maria les manda muchos recuerdos, y pregunta cuàndo van a ir pod casa¨, o aquella manera con que en la mismísima casa de Rita le decìa en tono burlòn a su esposo : ¨Miren a Paco Carà¨, y este luego de todo el show se quejaba: ¨ Que gente caballero, pero què gente…¨ y hacían a Progreso reinar en toda la isla. Adiòs maestro, descanse en paz.

Levis Aliaga màs bueno que el pan

levis-aliaga-guitarra-7

Levis Aliaga debe haber escrito algunas de las mejores canciones  de los 90 en Cuba. Guajiras casi perfectas donde se habla de graneros, donde la ciudad; esa trampa,  desaparece y son el campo, los ríos o los cañaverales los sitios para el abrazo, el amor tendido ante cada letra, casi de manera natural.

Nacido en 1972 Aliaga fue uno de los miembros del Trío Enserie, ese ensamble  que retomó una tradición bien asentada en Cuba y la recolocó en los 90, porque si bien Los Matamoros o TaiCuba dejaron su sonido, Enserie hizo renacer el trío. Fue difícil que llegaran a los medios,  grabaron un disco que apenas tuvo difusión, algo alejado del sonido que lograban en sus presentaciones,  pero los que suelen ir más allá quedaron prendados, sin dudas de este sonido.

En Enserie Aliaga aportó un gran trozo de ternura. Hay en Cuba la posibilidad  real de ir a extremos en la música  (bueno en otras cosas también), pero en el sonido es muy palpable. En el Trío Enserie , la tranquilidad amorosa de Aliaga se unía a ese showman trovadoresco que es Roly Berrìo, quien merece capítulo aparte.

Levis Aliaga pertenece a ese grupo de autores que estudió en Los pedagógicos en los que cabe sumar a Kachibache, Athanai , Eaduardo Sosa y otra pléyade de autores que de festival en festival, de curda en curda  fueron armando sus carreras y canciones donde muchos mojamos los sueños.

Le recuerdo ahora a Levis porque la última vez lo supe en España , con dos discos: Más bueno que el pan y Parece un aguacero, ya  estaba desecho el Trío Enserie.  Los de esta isla le perdemos rastro. A Levis que escribía versos tranquilos, amorosos y llenos de campo, aquello de que ¨… si te mudas de aquí cambio de arrozal, si eres pez no cazo por el rio…”

Levis que miraba la luna encerrada en el agua, cuando aquellos 90 despotricaban contra nosotros, con tantas caídas y aquel hombre te decía: “nada habrá para el pobre que no ande…”  Aliaga que ayudó a muchos a entender la canción, su canción y terminó borrándose. Debe ser que verdad murió el girasol de la montaña. Si lo ven díganle que le echamos de menos a sus canciones. No importa que haya malos en su corazón. Vuelve bròder, quizá limpien  el granero  y se convierta en casa de mujer.

Guardar