43191792_846579455466457_7904836327026196480_n(1)

Para Humberto Manduley y Joaquìn Borges Triana

Atraviesas Buenos Aires desde Plaza Italia a Corrientes, vas y es la misma tierra de Borges, que tiraba a la derecha. La de Cortàzar que ni siquiera adhería al Peronismo, que era socialista. Trepas a algunos metros impecables, los subtes como le llaman, y vas a escuchar a uno de los grandes roqueros del país, en el teatro Opera Orbis toca David Lebón. Hace recuento de su carrera. El nombre del show es una certeza y el nombre de su tercer disco en solitario: El tiempo es veloz.

El rock en Argentina vibra; si fue, lo dice Humberto Manduley, Cuba de los pioneros en el rock en español con los Llopiz, en Argentina el rock està en la sangre de la gente: mate, rock, tango y una militancia profunda, real; ah y Divididos, muy Divididos, como la banda formada en 1988 por Ricardo Mollo y Diego Arnedo, luego de la muerte de Luca Prodan.

Pero es David Lebòn el tipo, cuenta 66 años y su voz ya no es la misma, pero emociona igual con aquellos títulos que le han traído hasta acá, la banda suena impecable, grandes músicos, un sonido que a veces me deja sin las letras que podrían ayudar a entender mejor la propuesta, pero se siente, se siente y hondo. Los argentinos traducen la energía en gritos, que desde las alturas del teatro le dicen : “ Rusooo, nos has dado mucho” , o cuando a ratos están todos de pie y como en un River contra Boca cantan:” Olè. olè, olè, olè , Rusooo, Rusooo.”

Y como el tiempo es veloz Lebòn retoma aquellos temas que citan momentos temibles como aquel Encuentro con el diablo, una canción que escribió junto a Charly García cuando en plena dictadura el Ministro del Interior Albano Harguindeguy les llamó, a ver cómo andaban las cosas, como para tocar a los grandes íconos de los jòvenes: Lebòn y Charly respondieron con lo mejor que sabían hacer; música y cantaron:

Nunca pensé encontrarme con el jefe,

en su oficina de tan buen humor,

Pidiéndome que diga,

Qué pienso yo de esta situación

Todo eso trepó a escena en Ópera el 19 de octubre pasado, con invitados como Lito Vitale, Lisandro Aristimuño, Ricardo Mollo. Rock nacional argentino, con todas esas guitarras y una banda que incluyó cuerdas y metales, un estremecimiento que bajó del público a David y viceversa. El fundador de Serú Girán junto a Charly García, Pedro Aznar y Oscar Moro fascinó con sus Clásicos. Hablò de la vida, de esos quienes, como diría nos lanzan cáscaras de plátano, pero vamos a seguir, dirìa. Y : “ Gracias Ruso” , le volvían a decir desde público. Así unas dos horas y mucha emoción y rock argentino, así pasó veloz el tiempo y Buenos aires era pasión , una pasión pura que David Lebòn amoldó con sus solos de guitarra, sus invitados y sus canciones y tenía razón, El tiempo es veloz y más si hay buena música.

Anuncios