11215701_10206871994952204_3546744379397974512_n

¨Dafnis Prieto ha sido uno de los más impresionantes músicos escuchados en Nueva York en los últimos 15 años¨. La Frase no es mía, puede leerse en The New York Times con fecha cuatro de mayo de 2015.

No es la única vez que la prensa elogia al percusionista. El drummerworld.com dice que ¨el arribo de Dafnis Prieto a Estados Unidos se ha comparado con el choque de un asteroide contra Nueva York¨. La frase puede sonar, de hecho lo hace, tremebunda pero si se toma el tiempo de escuchar alguna pieza del cubano quizá logre sopesar la verdad de estos enaltecimientos.

Dafnis Prieto quien naciera el 31 de julio de 1974 viene de la escuela de ese grupo cuyos miembros han ¨florecido¨ en el siglo XXI: Columna B, recordemos que de ahí surgieron nombres ahora de altura: Descemer Bueno (Un billón de reproducciones en You Tube, varios Grammy y un Goya), Yosvani Terri (multipremiado músico, profesor de Harvard University), Robertico Carcassés (multipremiado compositor, arreglista y productor, director de Interactivo).

En 2011 Dafnis Prieto se convirtió en el primer músico cubano en ganar la beca de la Fundación MacArthur, conocida como Genius Grant. El Villaclareño Ha compartido escenario con renombrados artistas como Steve Coleman, Eddie Palmieri, Chico y Arturo O’Farrill, Jane Bunnett, Michel Camilo, Chucho Valdés, Roy Hargrove, Don Byron, y muchos otros.

Con todo lo dicho es complicado encontrarlo entre las agujas del dial cubano, debe ser que la escena del jazz se constriñe a muy contados espacios, que el olvido se lanza sobre quienes no se van con escándalo incluido o silban la vida loca. Lo cierto es que a Dafnis Prieto estar en los medios cubanos quizá le sirva solo porque es un nacional que sigue defendiendo los presupuestos estéticos de su país, porque sobre todo, y aun cuando trata de no encasillarse, sostiene la unción de ritmos internacionales con el sonido afrocubano.

El jazz ¨criollo¨ sufre de esos males, ni siquiera las más conocidas figuras, suelen pasarse por la radio. La televisión cuenta muy escogidos espacios, en muy escogidísmos horarios y serpentean entre la sumatorias de imposiciones de quienes producen en nuestros medios. Hace mucho tiempo el jazz vive encontronazos diversos. Leonardo Acosta ha hablado larga y profundamente sobre los golpes mortales a los clubes de jazz que fueron cerrando uno tras otro en un portazo cuasi mortal.

Hoy a pesar de Iraquere , Afrocuba , Emiliano Salvador, el Festival Jazz Plaza o Chucho Valdés queda muy poca repercusión de nuestros jazzistas, es una escena limitada aun cuando los historiadores citen nombres latinos en los primeros grupos de Nueva Orleans, se diga que nos adelantamos al usar el bajo de cuerdas que quizá pasara luego a Estados Unidos en una muestra de confluencia , lo cierto es que vivimos como si lo único que importara fueran la Gozadera (que no niego).

Quizá ahora es más importante mover el músculo, pero debe haber una manera de tender puente para que estos grandes también aparezcan en los medios. Dafnis Prieto, que de seguro no va a vivir de posibles colocaciones en Radio Rebelde o Cubavisión (la beca Fundación MacArthur, por solo dar un dato significa un monto de 500 000 dólares). Decía Dafnis Prieto, podía hacernos bien mostrando su destreza en el drums, o la fuerza de sus composiciones.

Este cubano con sus seis discos y el trabajo ahora con su sexteto Triangles and Circles deberían desembarcar en los medios criollos, a ver cómo sabe ese latin jazz incubado en la Gran Manzana, del que según New York Times Dafnis Prieto es protagonista.

Anuncios