1284515D-4752-44C2-B0B0-0814E9E22484_w640_r1_cx2_cy7_cw91_s

Ya no me da tanto escalofrío esa frase ¡se quedó! Cuando uno la decía en Cuba casi quedábamos petrificados era la traición, el odio, la negación, la otra orilla. Desde que esas banderas comparten espacio uno se confunde un poco, porque verdaderamente el ¡se quedó! Está en uso.

No podría hacer recuento de cuántos, sería muy largo. Hubo momentos en que las mismísimas telenovelas no se podían poner, muchos de los actores o actrices se iban borrando por si mismos en la otra orilla, como en la presentación del Noticiero, que cada vez tiene menos en su portada.

Pero ¿Cómo lo vivimos nosotros, los que nunca nos fuimos y decidimos, como dice la canción, a cuenta riesgo esta tierra y este cielo? Lo repito, con escalofrío, y ya hasta nos acostumbramos a ver a ¨tipos duros¨ revolcándose en declaraciones donde ellos mismos no saben dónde se tuerce su mentira.

Hemos visto a talentosos deportistas despotricar contra su actitud luego de ser sorprendidos y reaparecer finalmente ante otros micrófonos diciendo lo contrario.

Escuchamos a unos que hablan mal del mal, del bien y hasta de lo inverso, caricaturistas de rojo pasarse a lo más verde, a funcionarios llevarse la maletica, a reggaetoneros pelearse y volver, a putas fabricarse mejor máscara, a cocineros, comediantes, plomeros, dulceros, maestros y hasta fantasmas se nos han escapado por la puerta del fondo, del mar, de la madre de los tomates.

Y ahora se fue el Tabo, La noticia pasó tranquila, devorada luego por otros acontecimientos mayores, y me sorprendí pensando que El Tabo , bueno realmente Albertico Pujols, aquel que junto a Salvador y Cary y los otros movía la nación Para Bailar, el compositor y candidato a Mario Conde, ese que uno recuerda tanto, el Tabo, se quedo en Miami. No puedo otra cosa que desear bien al cubano, pero me reía cuando un vecino al escuchar el comentario de la partida, lleno de suspicacia me preguntaba: ¿Tendrá trabajo?

Anuncios