9f562728a33f7348af394c9e8eeb4f19_XL

Una foto que debe haber sido hecha con un teléfono tontuelo recorre los redes, me llega con el viejo Michael Philip “Mick” Jagger abrazado a la Habana , mejor  a una muchacha de negro , como The Matrix, la muchacha sujeta al  ¨ Elegido¨, esa momia sabrosa, potente que ha sobrevivido hasta la muerte de los dinosaurios.

La foto es solo otra y al mismo tiempo la gran foto, que vengan los Stones es una muestra de apertura, ya sabemos todo el añoso cuento de prohibiciones, de trastazos. El mismísimo Silvio Rodríguez ha dicho que le perseguían los acordes, le trillaban las trecenas o novenas si sabían a rock, el bardo también le dijo al periodista Jaime Sarusky de ¨alguien¨ que tijeras en manos salía a la calle a cortar melenas y abrir pantalones demasiado pegados a las piernas.

En fin un Rolling Stone en La Habana, en lo que algunos llaman la Galápagos social, porque ciertamente todo el mundo quiere fascinarse parece con esas figuras, pero ellas se prestan a viajar. Algunos amigos me han dicho, y lo creo, que  vienen antes de que se pierda el sabor de montarse en una máquina del tiempo y estar en los años 50, otros que se quitan de arriba la tanta publicidad y se sienten libres, otros; bueno otros vienen a por las muchachas, el alcohol o qué sé yo, la verdad  llueven los personajes y ahora esto sabe a colmo. Un Rolling Stone en La Habana, pero yo digo como ellos (I Can’t Get No) Satisfaction

Anuncios