DIANA YROGELIO

Fotomontaje de Yasser Landazuri

Aunque el Cabra la haya sacado del monte, aunque  duerma en su cama de Grammys y le cante sin  cantar los diluvios caribe que nos nacen, aun así yo sigo disfrutando a Diana Fuentes; una cubana, una muchacha de  pequeños pies, de deditos perfectos como plátanos perfectos  y escucho su disco.

Lo hago en casa de Vivanco, un tipo que le hizo insinuarme algo fascinante, escúchaselo en el  onceno track, ella lo dice en una suerte de afro: ¨Y verás  el mar  en mis enaguas¨ qué te oigan los Orishas Dianita.

Este es un disco de Sony, de modo el sonido va de primera, es un fonograma de un  Calle Trece y por tanto se trata de música muy fusionada, que viaja de Cuba a Buenos Aires, de Estados Unidos a Puerto Rico y donde lo mismo se insinúa una soprano que suena la corneta china.

Es un disco de búsqueda, para Diana, otra  porque Descemer nos la puso en el aire y era ¨Amargo pero dulce¨ el pop,  ahora el trillo es otro, más a eso que llaman Música del mundo.

A mí que me maten pero no me  molesta, no encuentro en el Cd la tanta mexicana que le insinúan, sí demasiado ir de un sitio a otro, como queriendo coparlo todo y correr el riesgo de no  encontrar una esencia totalmente  luminosa, que no digo que sea pérdida, repito que sigue siendo la búsqueda de Diana Fuentes, la suya o la de sus productores.

Es un disco a veces de verso hondo, y otras de canción fácil de las que pretender ser hit, colocar en base al bateador, pero esos caminos son caprichosos y a veces  uno se queda ¨mirando cómo caen las hojas ¨y se pierde¨ tratando de encontrara a Dios¨.

De todas formas, los trece tracks que Dianita nos propone en este disco de Sony Music ruedan y dejan el sabor alto de las buenas cosas, Es su segunda salida al ruedo y  una suerte para quienes gustan escuchar buen canto, atinados arreglos y alguna que otra buenísima canción en  un fonograma que intenta ir más allá de  vender y comprar. Por eso me voy a Diana Fuentes, me someto a  sus doctrinas seductoras y les pido a   todo señores vámonos ahí,  entremos al Planeta Planetario de Diana Fuentes

Anuncios