Imagen

Luis Barbería vuelve a La Habana en el tiempo del cuentapropismo, ya puede ir y volver de Europa,  tener un negocio,  escuchar a Isaac Delgado en la radio o  comprarse  carro y casa, (dependiendo claro está de la tenencia de capital). Cuando salió de la Habana, por allá por el 96 la gente iba a la tarde sin saber cuál era el camino. La radio¨ aflojaba ¨ salsa y más salsa  y se decía especial a un tiempo terrible.

Entre la ida y la vuelta (casi 20 años)  palabras, desavenencias, trifulcas y mil volteretas en un país tan musical como pocos, sin embargo Luis Barbería volvió a empuñar la guitarra y tañe su guaguancó en la Habana, abierta  otra vez la ciudad ante este mortal de boleros fulminantes, le preguntamos entonces sobre el regreso y el tiempo, sobre canciones y vida.

Luis Barbería: Me va riquísimo compadre, estoy disfrutando tanto que a veces me siento hasta culpable, como diría Silvio: ¨soy feliz, soy un hombre feliz¨, claro tantos años en Europa, fueron 20, Gardel dice que  no son nada pero sí son mucho y todo el tiempo tratando de sobrevivir, tratando de llegar a fin de mes. Ya aquí es como un paseo, aquí solo tengo que vivir y hacer música.

Hubo buen tiempo

L.B: Claro  hubo muchos buenos momentos, estuve con más de 30 artistas de gran reconocimiento: ketama, Serrat, Miguel Ríos, Niña Pastori, Carlos Baute, Tomasito y un montón más. Yo trabajaba como músico, aparte de ser cantautor también  me desarrollé como músico, como colaborador.

 Con Habana Abierta llegamos a España en época de cantautores. Madrid estaba lleno de cantautores y nosotros llegamos con algo nuevo, era de autor pero con muchos colores, era una fiesta en el escenario, cada uno era hijo de su madre y su padre y se fijó en nosotros BMG que era una multinacional muy potente. La gente decía que estaba pagando por ver ocho conciertos en uno.

¿Por qué volver a Cuba?

L.B: Lo más difícil era la nostalgia y el entendimiento con la gente allá, yo cada día, de un tiempo para acá sentía que en mi sueño había algún elemento de Cuba y vivía con eso martillándome la cabeza, yo no sé si es que uno cumple años o que ha hecho muchas cosas fuera de su país,  siempre digo que fui  a  dar un largo paseo y estoy de regreso a comer la comida de mi mamá que se me enfría.

Los abrazos

L.B: El mejor abrazo está en los amigos, los muchachos jóvenes que te agradecen porque dicen que hacen canciones por uno y claro  está el abrazo de madre, encuentro mucho amor en la calle.

Nuevo camino

L.B: El camino que quiero seguir, sobre todo,  es no traicionarme a mí mismo, ni traicionar a la gente, ni cambiar de público. Yo no estoy en esa moda de pegarse, yo quiero pegarme con la música y que la música me agradezca, yo entré a la música con pasión y me iré de ella con eso.

 

Discos y disqueras

L.B: Habrá disco, ya firmé con Musicalia y  hace unos días hablaba con Arletis una de las chicas de Sexto Sentido para un proyecto de mis canciones cantadas por ellas y con Nam San Fong en la guitarra e intentar hacerlo en el país  y sacarlo fuera también, creo que mis canciones agradecerían esas voces y viceversa.

Bis Music me dejó ver algo pero estoy todavía ordenando la habitación, lo que estoy haciendo es el disco de manera inusual, voy grabando canciones y cuando tenga una grabación lo muestro.

¿Habana Abierta desde Cuba?

L.B: Con Habana Abierta estaré hasta el último suspiro del grupo, ahora estamos aquí, los demás estarán por unos meses. Aquí están Vanito y Medina y Alejandro ya confirmó que aterriza el cuatro de enero.

 En marzo nos vamos a Estados Unidos con Interactivo. Mira en España es donde menos estamos trabajando, estamos haciendo cosas pequeñas y trabajamos en el resto del mundo, yo solo he cambiado la residencia,  puedo entrar y salir y cuando haya algo muy serio voy a España.

 

Anuncios