13011-fotografia-g
Me aturde escuchar que hay crisis en la música cubana, como si lo nacional, lo de esta isla no se hiciera en tantísimas partes, si hay crisis ¿Qué hace Alex Cuba, Alfredo Rodríguez Salicio, Chucho Valdés, Diana Fuentes, Julio Fowler, Gema Corredera, Niuver Navarro, César López e incluso los timberos Alexander Abreu o Isacc Delgado?

Si está ya en comas, o tiene alguna gripe la música nacional cubana ¿cómo es que aún suena Chepin Choven al tiempo en que se unen Samuel Formell, Gastón Joya, Kelvis Ochoa y Harold López-Nussa para arremeter con un bolerazo de Luis Barbería, por cierto de vuelta en Cuba?

Si ya la música ha cedido espacio y no hay relevo ni remedio ¿Por qué en Santiago de Cuba Jorge Noel Batista, todavía con 22 años seduce el gusto de muchos y se hace acompañar por lo menos de otros cuatro colegas de su misma edad?
Si andamos tan mal ¿Cómo tenemos ese resonar de tantos coros en Santiago de Cuba y se hace música electrónica y siguen vivos y creando los trovadores de la primera generación de la Nueva Trova y hasta algunos de los miembros del Buena Vista Social Club?

Quien diga eso que venga a la Casa de la Trova en Santiago de Cuba y sentirá cómo se hace música de una calidad inusitada y desafortunadamente lejana de muchos mercados.

La crisis de la música cubana sigue en Eduardo Sosa y Adrián Morales, Gerardo Alfonso y Danay Bautista, Dafnis Prieto y Roberto Carcassés, Yusa y Los Aldeanos, Athanay e Interactivo y los hermanos Terry o incluso en Gonzalo Rubalcaba y pa’ llevarlo a “otro extremo” en Paquito de Rivera o Arturo Sandoval.

La crisis debe ser porque hay demasiado reggaetón en la nevera, o porque La Aragón sigue en pie sin que se haya demolido el templo de Manolito Simonet o porque a Adalberto Álvarez se le haya ocurrido seguir creando.

Debe ser que no le gusta Liuba María Hevia o Los Papines, Equis Alfonso o Los Van Van, William Vivanco o Aldo López Gavilán, Yoruba Andabo o Tamy. No sé, pero oí por ahí que anda mal la música cubana y reviso los nuevos temas de Vanito, de aquel disco Cambio aun por sentir aire pero está además el Septeto Santiaguero, los de Buena Fe o Sexto Sentido y sigo sin entender de cuál crisis me hablan algunos, o de qué enfermedad contagiosa en el sonido criollo. No sé, no sé de qué me están hablando.

Anuncios