Niuver Rodríguez

Niuver Rodríguez


Por si no bastara ya con la fascinación que me causó escuchar a Niuver Navarro, ahora en el Concurso Félix B Caignet me sonaron otra; esta, una documentalista y fuerte tunera, una mulata encantadora de verbo fácil, de sonrisa siempre en ristre.

La muchacha, multipremiada por cierto, me dejó en el pen drive algunos de sus trabajos, y de veras quedé fulminado con el valor con que Niuver usa su cámara y hace el periodismo tan cacareado y que demora en llegar.

¨Paro¨ es el nombre del documental de la periodista tunera que recibió el Premio Rolando González. En el trabajo la muchacha abunda en una serie de obras que en Las Tunas no encuentran final: Escuelas, edificios de viviendas y otras que han costado miles de pesos y se han detenido, de manera que son materiales gastados por gusto y gente viviendo en condiciones infrahumanas por la negligencias de otros.

A Niuver ¨Paro¨, me dijo, le ha costado sangre sudor y lágrimas, pero sigue con su ideal sobre los hombros y haciendo camino como realizadora; esta muchacha, como yo graduada de inglés en un Instituto Pedagógico, me asombró además por otro de sus proyectos , un infantil llamado ¨Dibu Dibujando¨ en el que enseña a dibujar y relata cuentos clásicos de la literatura infantil.

Esta Niuver no canta con esa voz encantadora de la Navarro, ni tiene aquellos ojos claros, pero posee en su cámara el valor que algunos se atreven a cuestionar en los periodistas cubanos y es certera en sus planos, en el sonido detrás de cada imagen. No tiembla Niuver al hablar de la realidad de la Cuba profunda, con una boina calada a lo Che y sin miedo, con una risa tan cubana que ya uno le echa de menos y hasta siente miedo de que lo sorprenda el ¨Paro¨ sin volverla a ver.

Anuncios