Vanito Brown

Desarraigo, que palabra tediosa, y vuelvo a ella cada vez que reencuentro el sonido de los músicos que han dejado el aire hinchar sus velas, quienes escogieron dejar la isla y poner a crecer la vida en otra parte.

Desarraigo en los papales de periódicos añosos, en la prepotencia de uno y otro, desarraigo imposible en muchos versos que le escucho a cantores aquí y allá ¿Cuál habrá sido el desarraigo de Bebo Valdés, a quien incluso le negamos créditos de esta parte, con su disco ¨Juntos Para Siempre¨? O a quien casi ni se nombró cuando estrenamos la película dedicada a su persona y que Frenando Trueba llamara ¨Chico y Rita¨.

¿Desarraigo el de Celia Cruz? Hoy la palabreja renace, agarro el término y lo pongo ante uno de los grandes compositores de este tiempo, Vanito Brown, y lo dejo hablar, escucho.

El Desarraigo según Ihosvani Caballero

Desarraigo es una palabra que tradicionalmente se ha asociado con la desgracia de perder identidad y raíces y viene de ahí, una planta si la sacas de la tierra muere porque necesita nutrirse.
En el caso de mi generación los que hemos salido a crear y a vivir fuera, yo creo que más bien lo que ha sucedido es un trasplante de esa raíz precisamente para que no muera y el trasplante se hace para mejorar frutos, es por eso que más que desarraigo lo que hemos sufrido es un proceso de trasplante de las raíces y luego estas se han fortalecido y han seguido dando frutos.

No he visto a nadie que haya salido de Cuba y no le haya valido mínimamente la pena, cuando tienes al menos algo que contar ya ha sido válido, quisiera añadir en todo caso que los seres humanos tenemos piernas, y las usamos o se nos atrofian, ya que estamos hablando en sentido figurado.

¿Cantar en Cubano?

Las canciones que hago las escribo pensando en quien las reciba, ya que estoy emitiendo. Nadie habla para nos ser escuchado o contra la pared a menos que esté loco, frente a mi tengo mucho tipo de público, imagínate tú que tenga que hablar en el modo de cada uno para poder comunicarme; no, tengo que hablar desde mi intelección cubana.

Mis canciones son típicamente conversacionales , bueno quizá lo he hecho con toda intención , yo creo que en todas mis canciones hay un tete-a-tete con quien las recibe y no me parece que vaya en contra de lo que suele consumir el público cubano, la canción no es solo poesía o solamente música, siempre lo he dicho: es una conjugación de ambas cosas que se convierte en una tercera; uno más uno da tres en este caso y responde a esta naturaleza fractal de que un hombre más una mujer da una tercera persona y en la música es un poco lo mismo, no es solamente la palabra, es una conjugación de muchos lenguajes sonoros y el público lo recibe , según le guste , de hecho muchas canciones que escuchábamos de niños no sabíamos de qué venían , pero nos encantaban, no importaba lo que las contuviera.
Habana Abierta

Cuando hay cubanos me pongo más nervioso

Llevo 16 años actuando para todo tipo de público y estar en pie todavía haciendo este tipo de música creo que habla mejor que yo de mi trabajo, de hecho no he podido parar de hacerla porque me sigue dando resultado y el público me lo pide.

Ante el público cubano me siento comprometido, sobre todo en la medida en que yo también soy cubano y es un compromiso prácticamente con uno mismo porque se comparten maneras de percibir las cosas, de sentir la música de percibir y sentir la realidad; compartimos una esencia, es un placer siempre tocar en casa, ser escuchado por los tuyos.

Cuando viene público cubano a mis conciertos fuera de Cuba es una especial referencia la que hay con esa zona de la audiencia porque ahí, caramba hay alguien que me entiende mejor que nadie, cuando hay cubanos me pongo más nervioso porque es el último al que quiero decepcionar.

El público cubano al de Habana Abierta y al de Vanito le debo mucho agradecimiento porque gracias a ellos nuestra música sigue viva.

Anuncios