GE DIGITAL CAMERA
Y cuando cierta mañana de mayo se tragó a La Habana ya no la vi más. No ganó el premio Cubadisco en la categoría Canción contemporánea, el galardón recayó en uno de los discos más importantes que se han escuchado en Cuba en los últimos años. ¨Bueno¨, el fonograma de Descemer, pero es de Niuver que hablo.

Un colega me decía que yo había sido fulminado por los ojos azules de esta ninfeta, pero lo cierto es que fueron sus canciones y la ternura que brota de sus temas. Su primera placa rueda y crea el furor contenido que provoca solo la belleza, la fórmula para probarlo es sencilla, coloque el disco y déjelo rodar.

Joaquín Borges Triana lo experimentó y no pudo otra cosa que escribir en Juventud Rebelde que en el fonograma: ¨se suceden una tras otra melodías en las que uno experimenta la sensación de que la vocalista está cantando solo para nosotros, con la atmósfera de las tradicionales descargas que solemos armar los cubanos en nuestras casas¨

¨Quiéreme Mucho¨, de 2010 es una placa que aun Niuver defiende en sus escenarios, pero que trata de superar, según me dijo, cuando al fin pude verla mientras terminaba una de las entrevistas para la radio cubana.

¨Trasnochando¨ fue su placa para Cubadisco, un fonograma donde Niuver se encuentra como compositora, ella misma lo habría dicho, por una de esas cosas del amor escribió su: ¨ C’est Toi Que J’aime¨ y sigue escribiendo desde entonces.
Esa mañana en que nos vimos se lo dije, me gusta el modo en que reaparece en ella el sujeto femenino, no la canción en primera persona que puede ser cantada igualmente por un hombre o una mujer, ella se atreve a hablar de su falda.

Niuver citó a Martha Valdés y estuvimos de acuerdo, Martha sabe todo el mundo que es punto y aparte, y volvimos a lo femenino de sus canciones.

Hablar con esta muchacha resulta fascinante además por su sinceridad, en medio del diálogo, o casi a una mitad que no quería, llegó William Vivanco, habían trabajado alguna vez en Paris, hablamos entonces los tres y ella confesó que se había ido a Francia por amor, que sus amigos se reían porque nunca negó que es de Bolondrón, allá en Matanzas, y que en su nuevo disco va a buscar más su esencia.

Así se nos fue la mañana Niuver debió subir a su habitación en el Habana Libre, William y yo nos hundimos en la ciudad a seguir hablando de canciones, supe entonces que era cierto, Niuver y yo seguiríamos juntos ¨Trasnochando¨ o pidiendo ¨Quiéreme mucho¨ pero juntos, unidos por la música .Qué suerte.

Anuncios