Imagen

Podría decirse que el bolero ha alcanzado un verdadero renacer en Cuba, si hace algún tiempo era sitiado en esos festivales, que de oro poco tienen, no por el rescate sino por la  casi nula inspiración a los más jóvenes; hoy el tema toma otro camino y llega a incluirse en los hits de la radio y, mire usted, hasta en los discos piratas.

Pero aquel festival   Boleros de oro que llega incluso a poblados pequeños y anclado en urbes como La Habana, ha quedado, como eso,  una fiesta pa´ tres o cuatro selectos ¨gatos¨.  

El bolero que, según algunos estudiosos, nace en los 80 del siglo XIX ha tenido varias etapas y fusiones entre las que resalta el nacido junto a la trova tradicional o el  llamado bolero de victrola  y otros como   canción-bolero, bolero-son, bolero-beguin, bolero-moruno, bolero-tango, bolero-mambo, bolero-chá, bolero-ranchera, bolero-gitano y otras hibridaciones más o menos exitosas.

Imagen

 En Cuba el bolero ha tenido muchas épocas de gran impacto,  sucedió  con Antonio Machín  quien se atrevió a sentar plaza en ¨La Madre Patria¨ o  con el bolero arrabalero tan vilipendiado por algunos, e incluso con el salto a las jazz bands en los cincuenta, donde hasta figuras internacionales al estilo de Nat King Cole lo interpretaban.

Últimamente hay que levantar la mano por Luis Miguel quien rompió los termómetros internacionales con el bolero, su disco Romance de 1991 vendió  más de siete millones de copias y le hizo repetir con otros fonogramas donde incluía temas clásicos del género con arreglos novedosos. El llamado Sol de Méjico hizo carrera internacional con el bolero, pero los cubanos seguíamos mirando los toros desde las barreras.

Algunos estudios se refirieron a diferentes tópicos para hablar de la merma bolerística, entre ellas la repetición de los mismos temas en las antologías, la baja inclusión de boleros en la producción de las agrupaciones más importantes o la poca producción de, y para, jóvenes.

Lo cierto es se hacían muy buenos boleros, incluidos en producciones como las Superhabit, Habana Abierta, Pancho Céspedes y otras figuras pero no para llenar el vacío, ahora nos llega Descemer Bueno con tanto bolero que hasta Fernando Álvarez se unió al coro.

Descemer azuza sus cuerdas e invita lo mismo a Gema Corredera que al Nene, el ex cantante de Los Jóvenes Clásicos del Son y por suerte pone a los más jóvenes a cantar boleros en el tiempo del reggaetón y eso es algo que nadie imaginaba.

 Para colmo de bienes, aunque esta vez con un trasfondo añejo Eliades Ochoa se aparece con un Grammy por su disco ¨Un Bolero Para Ti¨, donde incluye piezas longevas arregladas por Geovanni Alcántara, el ex Son Catorce y que, ya lo dije alcanza tal galardón.

Solo queda esperar que el sendero abierto dentro (fuera ya sabemos que el bolero ha seguido campeando) permita a otros autores encontrar el verdadero oro de los boleros y nos deje bailar amorosamente una pieza como aquella que dice: ¨ y respira el aire puro sin el vicio de la duda … se feliz,¨.

Anuncios