Imagen

Siempre me he preguntado qué sucedería si de una buena vez las superestrellas del pop comienzan a visitar los espacios cubanos;  casi lo sé: los jóvenes irán tras sus ídolos en masa, con la curiosidad, con el deseo,  con el azoro  que les toca.

Paz sin fronteras fue una muestra, llegaron varias luminarias del pop rock y el merengue y aquello se puso que no cabía un alma. Uno de los más concurridos conciertos de este mundo, dicen los números y fue a pleno sol, en pleno septiembre.

Si la Shakira se asoma, si sus caderas surcan el aire, digamos habanero ¿Cuánta gente irá tras la colombiana? ¿Qué influencia tendrá?  Lo digo porque a  nosotros las figuras nos han entrado de lleno en plena cultura.

Cuando los  Weather Report se nos aparecieron en la Habana de los 70 muchos músicos comenzaron a usar esos acordes, esa manera de hacer música. Solo hay que preguntarle a un violinista como Omar Puentes y el cuento tendrá camino.

Pero igual fue con otros como Billy Joel quien nos visitara así, como de milagro; y sin dudas la marca mayor, la figura que vino y bailó con el trompo, en casa del trompo y tanto como el trompo: Oscar de León.

Oscar de Leon en Varadero

El Venezolano hasta nos ¨estrenó¨ temas del Benny y de Matamoros o La Aragón, y el susto llenó estadios y plazas; todo, aun cuando el bajista habló lo que mejor ni recordamos, pero dejó esa esencia y los hubo quienes pedían cable y se metían en el público y querían tocar en Baby Bass que, por cierto,  los americanos no dejaban entrar a Cuba , por el bloqueo, madre mía.

En los últimos años se han arrimado figuras como aquellos del Music Bridge del 99 en el cual, se dice, El rapero Michael Franti, espetó en plena faena: “Nos dijeron que no politizáramos el encuentro, pero yo espero que los problemas entre nuestros dos países se resuelvan”. Y remató sus palabras con un entrecortado: “Y si tengo problemas por decir esto, no me importa: stop the bloqueo”.

Asian Dub Foundation por allá por el 2002, también estuvieron por la Habana, Manu Chau y hasta Air Supply se apareció por la Tribuna antimperialista a sacarle el joven a los cuarentones que se unieron a un público alucinado, ¨ Lost in love¨.

Visitantes ilustres hay muchos, entre el rumor y la sombra se han movido desde Julio Iglesias, hasta Ricardo Arjona o Paul McCartney quien se apareció en Santiago como en un relato de García Márquez y hasta a Ricky Martin,se dice que se ha visto en un lada rojo, rumbo a Pinar del Rio a vivir ¨La vida loca¨.

Pero si se nos asoma Shakira señores, y otros laboriosos poperos qué pasaría, quizá le quitarían espacio a los nuestros, o muchos se convertirían al pop más concienzudo. La verdad no tengo todo muy claro, pero me gustaría saber qué pasaría si se nos apareciera la colombiana descalza por la Habana bailando su Waka Waka.

Anuncios