Imagen

Jorge Noel Batista apenas rebasa los  20 años, con esa edad ya cuenta una veintena de canciones y comienza a dejarse escuchar en festivales y encuentros provinciales de trovadores.

Este muchacho nacido en el poblado de Alto Songo va con su guitarra a cuestas a todos lados y ha logrado compartir estudio con Raúl Torres.

Sus canciones hablan de amor y sueños y todo cuanto le despierte algún sentir.

Jorge Noel: Comencé a estudiar música en la escuela vocacional José María Heredia de Santiago de Cuba, allí hice los primeros estudios de guitarra clásica entré en quinto grado y fue ahí cuando comencé en serio el estudio de este arte.

Periodista: Sé que cantabas corridos bajo la influencia del Mariachi Cuba, la agrupación de Segundo Frente.

JN. Sí , un vecino , Helio, fue el causante de aquello, él me hizo tocar los primeros acordes, sospechaba al parecer que yo tenía algunas condiciones y casi me obliga a tocar la guitarra por primera vez, de modo que cuando entré a la Escuela Vocacional de Arte podía cantar un corrido con todas las de a ley.

Después vinieron los estudios en serio, el nivel elemental y luego el paso al conservatorio Esteban Salas.

Ahí he aprendí mucho, lo clásico, el conocimiento teórico y práctico del instrumento.

P. ¿A qué se le hace más énfasis en esos estudios?

 JN. A la obra de muchos guitarristas extraordinarios,   personas que se han dedicado a componer obras o estudios para que los alumnos desarrollemos.

Quizá alguno llegue a ser también compositor como ellos.

P. ¿De esos compositores que estudias a cuáles prefieres?

JN. A Leo Brouwer.

P ¿Por qué?

JN. Porque es un gran guitarrista, un gran compositor, y ha sabido unir lo contemporáneo y lo tradicional cubano y eso es realmente maravilloso.

P. ¿Y te ha servido eso para hacer trova que es lo que generalmente te escuchamos hacer?

JN. Si , cómo no, Mira, antes de hacer canciones yo estudiaba mucho las obras de Leo y ahora esos análisis me obligan a dejar acordes que quizás sin el estudio no estarían ahí y creo que hacen mejor a mis canciones.

 Imagen

P. Influencia de mejicanos en la niñez, estudias guitarra clásica y   haces trova en un pueblo donde Sindo cantó y donde la gente se despertaba a base de serenatas pero donde ya no se ven casi trovadores ¿Por qué escogiste este camino de juglar?

JN. Es muy fácil de explicar, el simple hecho de que comenzar a escuchar canciones con unos textos que me maravillaban, aún sin saber ni qué decían, pero que eran maravillosos, eso me hizo buscar y enredarme con los versos y quedar atrapado, desde entonces soy trovador, indiscutiblemente.

P. Algunos trovadores y especialistas dicen que con tu edad ya muestras madurez en la voz y los textos, porque bueno, de la guitarra es lógico que algunos prefieran pasar por alto el elogio que se torna obvio.

JN. Es como todo, comienzas a hacer un trabajo y sientes miedo y quizás eres inmaduro, pero pasa el tiempo haces canciones y va cambiando todo, además debes estar en todos los sitios que hacen falta, cantar con todos, grabarse escucharse eso te ayuda a consolidar una madurez literaria y musical además de lo que se escucha para saber por dónde andas y preguntarte cuanto anda bien o mal y lo mejoras si hace falta.

P. ¿Qué te gusta escuchar?

JN. Todo, pero me gusta mucho ahora mismo: William Vivanco, Kelvis Ochoa, Carlos Varela, Roly Berríos y claro los grandes; Silvio, Pablo, Noel, Santiago Feliú, algo más acá y ya sabes Sabina , Fito y toda esa gente; claro, a esos suma que bebí lo clásico en la escuela que es como pan nuestro o pan mío, si lo prefieres.

P. La mayoría hoy  aquí hace pop y otros géneros ¿Cómo te asimilan?

JN. Ah, muy bien, parece que como me conocen siempre me hacen swing, no tengo queja, la gente joven a veces anda por otro lado, pero así y todo tengo mi público.

P. Cuando te pregunté sobre los músicos que prefieres me hablaste de William Vivanco. Voy a decirte algo que escuché en un Festival del Caribe . Vivanco ensayaba junto al grupo En negro y algunos bailarines lo que ocurriría en la apertura del festival, en un momento que tuvimos para conversar el bardo me habló de ti y me dijo que le encantaba tu trabajo. Si sigue así, me dijo, va a ser un grande…

JN. No me digas eso….

P. De verdad…

JN. Me sorprendiste compadre… No lo esperaba… De verdad… No…

Anuncios