Imagen

¨Postrova es supratrova¨,  escribió  Silvio Rodríguez  en una nota que le pasó a Sosa en un concierto, el dueto se había creado  en Santiago de Cuba, dí que un 24 de febrero, yo no recuerdo, y realmente no me parece que fuera esa la fecha, pero así aparece en todos los records.

Los muchachos eran un requintista mayor: Ernesto Rodríguez y un cantantazo llamado Eduardo Sosa, se conocieron en un casting para cantar en hoteles, nunca se hizo tal cosa y los cantores santiagueros siguieron halando soga como siempre, digamos Felipón , Urquijo ,Aquiles, Jorge Sánchez  o Ernesto y Sosa quienes quedaron para dúo.

Poco tiempo después tenían cuatro temas donde la modernidad de las apropiaciones hacía gala, poco a poco fueron dados a conocer en casi toda Cuba y apareció la mano de Salvador Palomino, un archiconocido promotor cultural que podía citar a Lenin de memoria y se metía por el ojo de la aguja con to y camello.

Postrova llegó a la fama nacional y EMI fue a buscarlos a la Habana, grabaron un disco en el que se cita a músicos como César López, (por cierto hace un solo en un tema de mi autoría), José Luis Cortez, Raúl Berdecia, Ruy López Nussa, Emilito del Monte  y otros laboriosos artistas.

Emilio Vega fue el productor de aquel fonograma donde estaban las manos del gallego Ceju Monzón y de Tony Pinelli, algunos temas llegaron a escucharse su poco, pero el disco realmente no se grabó bien  y se distribuyó peor.

Pasó poco tiempo y EMI apuntó arriba, invitaron a  Antonio Serrano, Pancho Amat y hasta a Ana Belén para nuevo disco. Grabaron parte en España y parte en Cuba, el fonograma se llamaba ¨Para alejar la tristeza¨, pero no salió nunca.

Era 2001, los periódicos comenzaron a  hablar sobre derrumbes, dicen que EMI hizo muy malos negocios  y Postrova estalló: Ernesto se fue a Venezuela, Sosa se instaló en la Habana, Palomino cayó en La Madre Patria y este servidor se puso a hacer radio en Songo- La Maya.

Sosa ha grabado dos discos en solitario, Ernesto  suma sendas maquetas  y sigue cantando, quedan los recuerdos, actuaciones junto a Ana Belén , Fito Páez, Silvio Rodríguez, Gerardo Alfonso y  un número larguísimo de talentos, contratos editoriales semiabsurdos, una tarde de dominó junto al periodista Carlos Tena, una noche en un hotel holguinero junto a Litz Alfonso, poetas , amores , elefantes en los jardines, tribunas abiertas y una gran cantidad de canciones. los recuerdo hoy con amor porque como el tema de Sosa con ellos también logré de algún modo alejar la tristeza de aquellos temibles días de extraña esperanza. .

 

Anuncios