Para Violet Chávez y Luis Ramón Rodríguez, dos fans de mucha buena fe

El dúo Buena fe pasó la década, va rumbo a los 15 y sigue en medio de su público y la polémica, las canciones y el mundo enrarecido por el comercio inexplicable e imprescindible, ese que a veces hace bien y a veces mal, y le ha traído a esta orilla .

Israel Rojas, no lo duda nadie,   la cabeza pensante del dueto convertido en grupo, me ha hablado varias veces sobre su trabajo. Volvamos a estas palabras en las que el guantanamero  describe su obra y los años de trabajo canción tras canción.

a)     Buena Fe en el mercado

Realmente la música cubana no goza de ninguna salud a nivel internacional , la música cubana está en el basurero y no porque no tenga calidad sino porque las multinacionales no llegan , por el bloqueo y de las trabas internas, como consecuencia también del desconocimiento que tenemos los músicos cubanos  de cómo funcionan los mercados del arte, por todas esas razones lo que más se conoce es el  Buena Vista Social y Club y un poco los que  viven fuera de Cuba , pero hablar de éxito es casi utópico, nosotros tratamos de abrirnos un espacio dentro de ese mercado  y tratamos de hacerlo con la mayor dignidad posible, ya la vida dirá, estamos trabajando muy duro en función de lograr nuestras expectativas.

 A nosotros en el mercado no hispano lo que mejor nos funciona es lo más latino, te hablo por ejemplo de reggae, o cosas más ska al estilo de ¨Somos Ángeles¨ y ¨Fin de fiesta¨ y en Cuba lo mejor  son las baladas o las canciones más tranquilas.

Imagen

b)    ¿Buena fe = pop?

Realmente la música nuestra siempre estuvo concebida para un formato más amplio, no te puedo decir que sea o no pop, lo que pasa es que los críticos te ponen etiquetas. La música nuestra tiene más que ver con lo alternativo  y aunque sí tiene de pop también está cercana al rock , al new age o la música alternativa y sí, sabíamos que queríamos desbordar los límites de la guitarra.

A nosotros nos encanta que sepan que somos de Guantánamo  y allá como en casi todo oriente los instrumentos no son fáciles de conseguir. Hay muy buenos músicos, pero mira un teclado que te puede  costar 3 mil dólares es muy difícil de conseguir, el primero que yo vi en Guantánamo era de la Iglesia Católica, era un Rolland x p 80 y el otro era un   Kord N264 que le mandaron a Lázaro Fernández, un músico importante de Guantánamo y costaba más de 2 mil dólares,  mira es muy difícil hacer música con una instrumentación vieja y cuando sumas audio y demás es muy caro

Nuestra idea era que el arte nos llevara a lo óptimo, era ir convenciendo de canción en canción , la esencia de lo que hace Buena fe está en sus canciones nosotros fuimos a Argentina solos los dos,  e hicimos tres conciertos absolutamente con Buena fe como un dúo de creadores que se hacen conocer con una guitarra y fue una buena reacción de la gente, los discos fueron comprados, muy buena crítica porque lo que sigue siendo atractivo no es el modo en que suena, es que la canción le dice cosas a la gente . Eso básicamente es lo que hace Buena fe y luego, claro, uno se busca buenos músicos , tata de hacer buenos arreglos.

Mira antes de salir de Guantánamo había confusión  y algunos críticos sacaron el hacha  e intentaron  darnos unos cuantos saguanetazos, siempre estamos abiertos al criterio justo pero se emitieron criterios bastante parciales y dijeron que hacíamos concesiones, como que buscábamos variantes comerciales con temas como ¨Fin de fiesta¨ y mierdas de esas , las hicimos porque nos engloba el disco porque un disco que tenga canciones inteligentes no debe ser necesariamente un disco aburrido, un disco bloque, un disco incomunicacional, inmetible.

El disco  tiene que tener de todo, tiene que ser a mi juicio un disco de colores , de matices y no solo blanco ni negro, rojo y azul, sino también rosado y malva y todos los colores, y mientras la canción lo pida, mientras la canción diga algo, mientras logre comunicar las hacemos acompañar de lo que nos de la gana, de lo que nos parezca que pueda establecer un puente de comunicación entre notros y el público.

c)     Buena fe en el Centro Pablo

El centro Pablo fue para una cabroná en el mejor sentido de la palabra, para demostrar que la canción, sí, a guitarra sola, pero además con nuevas canciones, mira nosotros  somos una máquina de trabajar, no de andar en la bobería  de que si la ropita tal o la tiendecita más cual .No, nosotros somos una máquina de trabajar, estamos el día entero trabajando, pensando , buscando qué le hace falta a la gente. Qué nos hace falta decir, buscando qué se respira para concretarlo en la obra y eso es lo único que te trae es tener obra suficiente como pa´ poder concertar cualquier reto y tratar de afianzar los conceptos que dieron origen a Buena fe, eso es lo más importante pa´ nosotros, ser coherentes con nosotros  y por ahí vamos,  ni mejores ni peores que los demás, trabajando como el panadero que se levanta a las cinco de la mañana y nadie le pide un autógrafo  aunque el pan sea maravilloso.

d)    Buena fe independiente

La Egrem nunca nos puso grillete, siempre  tuvimos absoluta libertad para hacer nuestro trabajo, lo que pasa es que el sistema empresarial de nuestro país en el caso de la música es muy lento, es eficiente en el mercado nacional pero de cara al mercado internacional es realmente muy lento, entonces nosotros no podemos esperar que llegue la luz o que llegue un correo electrónico o esto o lo otro para  poder llevar nuestra música internacionalmente.

 Es preferible  tomar las riendas del asunto y hacer las cosas uno mismo, lo hace mucha gente, es la única manera de hacer caminar tu trabajo de una manera coherente, nuestras disqueras padecen de un gigantismo que las mata y el mercado internacional con su agilidad, su presión y el nivel de riesgo  te lo hace difícil, muy difícil.

Anuncios