Habana Abierta

Nunca voy a olvidar una noche de los años noventa en que Pável Urquiza organizó una suerte de velada en la cual escucharía a varios grupos y trovadores. Esa noche en una casa sin nombre del Vedado vi a varios artistas hacer todo lo posible por quedar bien ante el hombre de ¨Trampas del tiempo¨. Yo trabajaba con Postrova y como el dúo pintaba para grande allí estuvimos y sentí entonces la gracia de compartir con ese hombre que luego haría Art bembé.

No sé si le gustó Postrova; Claudia Rojas, la bailarina que veía a medio mundo en cueros según Fernando Pérez guiaba de algún modo aquella noche de mucha música regada por todas partes y me da la impresión de que no le dejaba escuchar bien. Me fui sin saber qué ocurriría pero con la satisfacción de haber conocido el modo en que se debe haber tejido el disco Habana oculta y toda la historia posterior.

Al pasar los meses Pável volvió a aparecer solo en mis casetes y un disco que me regaló Ernesto Rodríguez y que anunciaba¨ Síntomas de Fe¨.

Hago el recuento porque conocer a Pável y ser olvidado por él no me curó de escuchar una por una las canciones que él, Gema y otros acumularon en discos donde se reunía lo mismo un rap de Barbería que la locura sin fin de Vanito que entonces más que Brown era negro y de Palma Soriano, pa´ rematar.

Escuché con una fe incontenible cada track que salía de Radio Taíno y mil gracias, el autor, o más bien el culpable de esa farándula vivida desde el Llano de Maceira es un hombre que  ya no aparece en los medios.

Eduardo Antuña era entonces el locutor de un programa llamado ¨El Sonido de Cuba¨ y dio a muchos la oportunidad de escuchar a cada uno de estos muchachos y otros proyectos como un absurdo disco timbero de Pepe del Valle y aquella locura maravillosa de Hobby que decía: Sometimes our role is fanny, inside nothing was too heavy …Y por allá bien alante en el texto soltaba.: …Y yo que pude ser millonario así como tú , con un pulóver naranja Jesús Menéndez

Qué locura, según conocí luego esos muchachos escribieron aquella música para la zona fronteriza entre México y Estados Unidos; qué bello y romántico.

Lo mejor es que todos siguen haciendo lo mismo, ninguno ha podido dejar de cubanear. Ni Athanay tan loco y rocker, y que lo diga Barbería o Alejandro siempre tan hundido en la música americana o La Liebre con ese ritmo sabroso, ninguno ha dejado de tener esa cubanía que los sobrepasa y los pone a riesgo ante un mercado que se acostumbra muchas veces a lo peor, digo yo.

No quiero ser tecoso, solo quería recordar cómo me fui perdiendo en toda esa belleza que creara Habana Abierta desde hace tiempo pero un estudioso como Ignacio Ramonet insiste en cómo el mercado cretiniza y quita poder de decisión, de escogencia.

 

Esos cubanos de los que hablo perdidos ahora en el mapa y que me digan sino dónde está el negro Andy Villalón. ¿ Qué se hizo el rubio Guanabacoa Pepe del Valle ? ¿Hasta dónde se ha ido Boris ? aunque la verdad, donde estén nos siguen mostrando aun lejos muhco de la esencia nuestra.

Razón Alejandro, desde Cuba seguimos en un recuerdo interminable, sé que no les puedo pagar el tren , ni siquiera una noche en esta isla pero quería de algún modo agradecer tantos años de música .
Habana Abierta ha tenido ese sabor que si uno trata de seguir termina marchito en la repetición tonta , ahora sé que ha mermado en cantidad, pero me sumo a ese grito .

Ya Postrova no existe, Gema y Pável hicieron su ¨Ofrenda Brinquen¨ e hicieron camino diferente , Antuña es otro nacional en Europa y  de  aquellos habaneros ocultos a lo Carlos Santos o Superávit quedan cuatro en una foto que logro ver en blanco y negro, así y todo saco un trozo de fe y los escucho con el mismo gusto con  que uno prueba un ron de primera.

Siento como si Habana Abierta no me fuera a defraudar nunca, que seguirán siendo aquellos tipos que lo hacen a uno esperar un programa a las nueve de un domingo con una grabadora VEF en los Llanos de Maceira y con el corazón que no da más,. Ya lo saben ellos muy bien , la vida señores es un divino guión. Y lo bueno, qué carajo, no sale barato.

Anuncios